Alcohol y conducción, mezcla fatal

No cesan los accidentes de tránsito en las carreteras caucanas ocasionadas por conductores bajo efectos de bebidas embriagantes.  Hemos tenido varias tragedias con víctimas fatales también en Popayán. Es hora que las autoridades reactiven los controles viales para mitigar este flagelo, especialmente los fines de semana o los puentes festivos cuando miles de personas se movilizan. Precisamente por estos días cuando hay fiestas tradicionales en varios municipios, son muy necesarios estos controles pues hay mucha gente circulando después de haber consumido alcohol, generando un gran riesgo para sí mismos y para los demás actores viales. Según la Agencia Nacional de Seguridad Vial, conducir en estado de embriaguez es la tercera causa de muerte en las vías de Colombia. Las dos primeras causas son: el exceso de velocidad y no acatar las señalizaciones de tránsito.
El conducir un vehículo automotor bajo efectos producidos por el alcohol o las drogas o estupefacientes, alucinógenos o hipnóticos conlleva a la multa pecuniaria, suspensión de la licencia de conducción e inmovilización del vehículo.
Quien cause lesiones u homicidios en accidente de tránsito y se demuestre que actuó bajo cualquiera de los estados de embriaguez de que trata el Código Nacional de Tránsito, o que injustificadamente abandone el lugar de los hechos, además de las sanciones previstas en el Código Penal, se hará acreedor a la suspensión de su licencia por el término de cinco (5) años.  Todos somos responsables de alguna manera de la alta ocurrencia de accidentes de tránsito; conductores, peatones, pasajeros. Es momento de reflexionar sobre qué vamos a hacer cada uno de nosotros para disminuir las tragedias viales que dejan un dolor irreparable en tratas familias colombianas. Los jóvenes menores de 25 años mueren más en calles y rutas que por cualquier enfermedad. No sólo el alcohol es peligroso a la hora de conducir un vehículo, otras drogas como la marihuana, la cocaína, entre otras, pueden producir fuertes alteraciones en la percepción y la reacción de las personas. Cada fin de semana los medios reproducen un rosario de tragedias viales. La asociación entre conducción, alcohol y velocidad, es casi siempre fatal.