¿Alistamiento financiero? Clave al momento de pagar impuestos

Es fundamental tener en cuenta que para estos casos las empresas colombianas han encontrado un aliado en las fintech, tanto por sus líneas de financiación como sus diferentes herramientas.

La carga tributaria de la que dependen las finanzas públicas y el desarrollo económico de Colombia recae en su mayoría en las micro, pequeñas y medianas empresas.

El hecho afecta de tal manera su crecimiento y sostenibilidad en el tiempo, que en algunas ocasiones terminan siendo el motivo de cierre en etapa temprana de estas Pymes

Cabe resaltar que la temporada de impuestos para los que no son calificados por la Dian como grandes contribuyentes, es decir, la mayoría de empresas del país, están obligados a presentar declaración y pago de la primera cuota entre el 7 de abril y el 6 de mayo; y la segunda entre el 8 y el 22 de julio. Según los dos últimos dígitos del NIT.

Estas obligaciones se convierten en un dolor de cabeza para la mayoría de las pymes, por el hecho de que al inicio de cada año enfrentan escasez de liquidez, en parte por situaciones como el retraso de los pagos de sus clientes y por otro lado, por el manejo inadecuado de sus finanzas.

Según la líder de crédito de la plataforma Finaktiva.com, Maria Elizabeth Bedoya, las empresas deben buscar soluciones oportunas frente a esta situación, ya que la mayoría no tiene el flujo de caja suficiente para hacer frente a este tipo de obligaciones tributarias y a su vez, no se tiene conocimiento de las fechas en las que las deben atender.

Agregó que “lo que yo recomiendo para que no se enfrente a una situación de escasez de capital durante esta temporada es poder avanzar en un proceso de alistamiento financiero, que en otras palabras, es una planeación en donde se realiza un diagnóstico de la empresa, se analizan las finanzas, se trazan objetivos y se identifican cuáles son las herramientas necesarias para gestionar el flujo de caja para cumplir con las metas propuestas y atender oportunamente las obligaciones sin incurrir en ninguna sanción”

Según la experta las recomendaciones que deben tener en cuenta tanto emprendedores como empresarios para hacer un adecuado alistamiento financiero son:

  • Análisis: Es muy importante conocer la etapa en la que se encuentra la empresa, su condición financiera y las necesidades de capital para su crecimiento y sostenibilidad. Se debe tener claro cómo monetizar el negocio, la recurrencia de sus ingresos, la estructura de costos y gastos además de las obligaciones tributarias.
  • Objetivos: Cuando se conozca la situación actual de la empresa el siguiente paso es definir una serie de objetivos a corto, mediano y largo plazo. Estas metas deberán ser trazadas de forma cuantitativa y cualitativa, por ejemplo: buscamos disminuir en un 10% los gastos de producción a seis meses. Esta fase será clave para la planificación financiera y las acciones a seguir.
  • Definir la estrategia: Establecidos los objetivos, se debe definir qué recursos y acciones son necesarios para alcanzarlos. Elaborar estrategias y planificar las acciones futuras es fundamental para el crecimiento de la compañía y el cumplimiento de todas las obligaciones del negocio.
  • Evaluación: Hacer seguimiento y evaluar las métricas en el tiempo que se definió para el cumplimiento de los objetivos y ver si las estrategias funcionaron para conseguir lo esperado, o por el contrario, no fue suficiente y se deben hacer ajustes. Los datos recolectados serán una de las bases del plan financiero del siguiente periodo.

Agregó que “desarrollar este tipo de procesos dentro de la empresa ayudará a determinar cuánto de los recursos recibidos durante el año se destinarán para el pago a tiempo de los impuestos, los salarios a empleados, maquinarias y materias primas. Es decir, todo lo relacionado para el funcionamiento de la empresa”.

Sin embargo, la realidad de muchas empresas en el país es que requieren de financiación para el pago de las obligaciones tributarias en el 2022 y cumplir los objetivos trazados. En estos casos es importante evaluar el monto que se necesita, el tipo de crédito al que se quiere acceder, la entidad financiera a la que se va a solicitar y medir lo que se requiere en ingresos para cumplir con estas obligaciones.

Bedoya aseveró que “hay que tener en cuenta que no todas las compañías tienen las mismas necesidades, algunas requieren de capital de trabajo porque tienen un desfase en su flujo de caja, mientras que otras necesitarán de recursos para desarrollar un nuevo plan de negocio o una inversión en equipos”.

Es fundamental tener en cuenta que para estos casos las empresas colombianas han encontrado un aliado en las fintech, tanto por sus líneas de financiación como sus diferentes herramientas.