Las soluciones tecnológicas permiten tener un modelo amigable de clases híbridas

Las soluciones tecnológicas permiten tener un modelo amigable de clases híbridas

Una de las soluciones es el pre- registro  web y control de la comunidad educativa para evitar que se sobrepasen los aforos.
Créditos foto/video
Cortesía.

Además, la alternancia deberá tener un componente de bioseguridad bastante alto para evitar que las instituciones educativas sean focos de contagios del COVID-19.

En Colombia la educación virtual venía ganando adeptos desde antes de la pandemia e, incluso, instituciones educativas ya estaban utilizando modelos híbridos para brindar a los alumnos alternativas para tomar clases.

Según revelan algunos datos del Ministerio de Educación, en Colombia el crecimiento ha sido vertiginoso en los últimos años. Para el 2010 se educaban virtualmente cerca de 12.000 estudiantes; en el 2015 más de 65.000; y para el 2017 la cifra llegó a 80.000 personas.

Antes de la aparición del COVID-19 se estimó que en el país el porcentaje de alumnos en los modelos virtuales ya llegaba al 10%, más o menos unos 200 mil estudiantes. Es decir, esta tendencia no es propia de la pandemia y seguirá fortaleciéndose cuando la misma esté controlada.

De allí parte un nuevo desafío para entregar educación de calidad en colegios y universidades bajo estos modelos, se deberán tecnificar las herramientas para tener clases en condiciones altamente idóneas para el aprendizaje de alto nivel.

José Rubén Trujillo, Pre-Sales Project Engineer de Hikvision, declaró que “hay modelos y soluciones tecnológicas que permiten tener un modelo amigable de clases híbridas, tanto para profesores como para estudiantes, ya sean de colegios o universidades. Estas tecnologías aumentarán la calidad de las clases, ya que los estudiantes que no están de manera presencial harán un seguimiento claro gracias a un mejor audio y video, que resulta ser elemental para mantener su atención, lo que les permitirá seguir la clase sin interrupciones y llevar el hilo de lo que se está enseñando”.

Según Trujillo, una de las soluciones es un sistema inteligente compuesto por una cámara que sigue al profesor para que los estudiantes lo estén visualizando en los dispositivos donde están tomando la cátedra, acompañando de un tablero inteligente que permite ver al detalle lo que el docente está escribiendo, en otras palabras, este sistema hace que la experiencia de una clase remota sea prácticamente la misma que en forma presencial. El sistema de audio y video, es adaptable a las principales plataformas como Zoom, Webex o Google Meet, por nombrar algunas de ellas.

No es lo mismo tener una clase donde el profesor se ve en el fondo como una figura no perceptible de forma clara y que se desenfoca con el movimiento. Además, el docente está pensando -prácticamente- solo en los alumnos que tiene en el salón y donde el sonido ambiente que se genera por los estudiantes presenciales, afecta lo que oyen los que están detrás de un computador o dispositivo móvil, todo eso se transforma gracias al sistema inteligente y trae como resultado una óptima y cómoda sesión de estudio.

Agregó que “además, las clases se graban para que quienes deseen descargarla puedan repetir una parte en particular o los que no la pudieron tomar, no se atrasen en el programa académico; desde Hikvision se apostó por una tecnificación de la educación para aumentar su calidad y que todos los actores involucrados llámense colegios, universidades, profesores o estudiantes, salgan beneficiados. Lo más importante es que sirve para afrontar la coyuntura que se vive, y que además, seguirá estando vigente para  cuando cese la contingencia sanitaria creada por el Covid 19, porque los modelos online seguirán ganando terreno”.

Mientras se deba seguir coexistiendo con la pandemia, que aún no tiene fecha de caducidad, la alternancia deberá tener un componente de bioseguridad bastante alto para evitar que las instituciones educativas sean focos de contagios.

Publicado

Espacio Publicitario

betplay

 

Contenido promocionado

xilon