Nuevo descubrimiento: La tecnología Li-Fi, más cerca que nunca

Nuevo descubrimiento: La tecnología Li-Fi, más cerca que nunca

Un equipo de científicos ha descubierto un material que controla la luz y que podría abrir la puerta la tecnología Li-Fi, que será al menos cien veces más rápida que la wifi.
Créditos foto/video
Europa Press


Para comprender el trabajo, es útil recordar primero que la luz existe como onda y que tiene una propiedad conocida como polarización, que describe la dirección en la que vibran las ondas. Imagínese estar en un bote flotando en el océano: las olas del océano tienen una polarización vertical, lo que significa que cuando las olas pasan por debajo del bote, suben y bajan. Las ondas de luz se comportan de la misma manera, excepto que estas ondas se pueden polarizar en cualquier ángulo. Si un barco pudiera montar ondas de luz, podría balancearse de un lado a otro, o en diagonal, o incluso en forma de espiral.

La polarización puede ser útil porque permite controlar la luz de formas específicas. Por ejemplo, las lentes de sus gafas de sol bloquean el deslumbramiento (la luz a menudo se polariza cuando se refleja en una superficie, como la ventana de un automóvil).

 

Las propiedades del fósforo negro

En el estudio, Harry Atwater, profesor de Física Aplicada y Ciencia de los Materiales, y sus coautores describen cómo utilizaron tres capas de átomos de fósforo para crear un material para polarizar la luz que es sintonizable, preciso y extremadamente delgado.

El material está construido a partir del llamado fósforo negro, que es similar en muchos aspectos al grafito o grafeno, formas de carbono que consisten en capas de un solo átomo de espesor. Pero mientras que las capas de grafeno son perfectamente planas, las capas de fósforo negro tienen nervaduras, como la textura de un par de pantalones de pana o cartón corrugado. (El fósforo también viene en formas rojas, blancas y violetas, distintas debido a la disposición de los átomos dentro de él).

Sin embargo, muchos materiales pueden polarizar la luz y esa capacidad por sí sola no es especialmente útil. Lo que hace especial al fósforo negro, dice Atwater, es que también es un semiconductor, un material que conduce la electricidad mejor que un aislante, como el vidrio, pero no tan bien como un metal como el cobre. El silicio de los microchips es un ejemplo de semiconductor. Y así como las estructuras diminutas construidas con silicio pueden controlar el flujo de electricidad en un microchip, las estructuras construidas con fósforo negro pueden controlar la polarización de la luz cuando se les aplica una señal eléctrica.

Publicado

Espacio Publicitario

D : H : M : S

Contenido promocionado

rimax