Cristina Llorente, cien años de la revolución en diabetes.

De izquierda a derecha: Jonathan Marulanda, jugador de Nacional y Kevin Velasco del Cali, en disputa del balón en el partido de ida en las semifinales de la Copa Colombia.

El día a día de una persona con diabetes transcurre entre mediciones de glucosa en sangre, decenas de decisiones acerca de la ingesta de comida y la actividad física que puede o debe hacer y, por supuesto, la administración de insulina. Sin el aporte externo de una dosis variable de esta hormona imprescindible para la vida, la diabetes sería una condena a muerte para las personas diagnosticadas. De ahí que la Asociación Diabéticos de Burgos (ASDIBUR) esté celebrando con una exposición en España el centenario del descubrimiento de la insulina, en el verano de 1921. “Fue la diferencia entre morir y vivir”, explica la presidenta de la asociación, Cristina Llorente, destacando que “qué mejor manera de concienciar sobre la diabetes que esta exposición, en la que solo con mirar se aprecia la importancia que tiene la inversión en ciencia en la calidad de vida de las personas”.