El 49% de los colombianos considera que las relaciones por fuera de la pareja son la naturaleza de las personas

El 49% de los colombianos considera que las relaciones por fuera de la pareja son la naturaleza de las personas

Las parejas tradicionalmente han omitido las relaciones no monógamas para preservar su estatus social y proteger la imagen de sus familias.
Créditos foto/video
Cortesía.

De acuerdo con un estudio sobre infidelidad en Colombia realizado por la plataforma Gleeden, se pudo conocer diversas opiniones respecto a la monogamia, el poliamor y la infidelidad y establecer que 6 de cada 10 colombianos ha sido infiel.

En este sentido, el informe arrojó que el 49% de los colombianos consideran que las relaciones por fuera de la pareja hacen parte de la naturaleza de las personas.  Con una ligera diferencia, el 51% de los participantes se alejan de esta percepción y aseguran que la infidelidad no es un comportamiento inherente al ser humano. Aunque los expertos advierten que tener encuentros de este tipo si hacen parte de la vida, los nacionales aún son reacios a considerarlo.

La sexóloga Flavia Dos Santos, quien hizo parte de la presentación del estudio sobre infidelidad en Colombia, aseveró que “la infidelidad no es culpa de alguno en la relación de pareja, es el resultado de sentirse atraído por otro a pesar de estar muy enamorados y comprometidos con su relación”.

En ese sentido, ese 49% que reconoció a la infidelidad como algo natural, agrega también, que el ser infiel se debe a una consecuencia llamada “seducción” de un tercero, lo cual los exime de la culpa, porque consideran que ese externo propició la situación.

Uno de los datos más concluyentes de este estudio es que sin duda la infidelidad es más castigada en el caso de las mujeres, es decir que sigue siendo un tabú según el género.

Stephania Soto, quien lideró la investigación, dijo que “la tendencia en Colombia es muy clara, existe un sesgo de género a la hora de calificar el grado de aceptación de la infidelidad, con un 68% de colombianos afirmando que se castiga más socialmente a las mujeres cuando lo hacen”; también añadió que “la infidelidad es el primer paso para tener relaciones polígamas, poliamorosas y swinger”, siendo este último el más abierto y consensuado entre las parejas que lo practican.

Cuando se les preguntó a los participantes si quisieran saber si su pareja ha tenido otras relaciones, el 85% respondió de forma contundente que sí, aunque de ese rango de porcentaje, el 58% aseguró que al saberlo no perdonaría el engaño. Sin lugar a duda, este resultado es revelador, ya que las parejas tradicionalmente han omitido las relaciones no monógamas para preservar su estatus social y proteger la imagen de sus familias, “hace 50 años no se perdonaba un divorcio, ¡hoy no se perdona el perdón!” señala Dos Santos, quien hace referencia a la realidad de los colombianos que, según el estudio de Gleeden, no solo no perdonaría a su pareja, sino que daría por terminada la relación.

Aunque el estudio de infidelidad enfocado en los colombianos tiene grandes novedades, una de las más claras tendencias es que la infidelidad es un final ineludible para la mayoría de las parejas, prueba de ello es que el 63% de los encuestados aseguró que ha cometido infidelidad.

Publicado

Espacio Publicitario

rimax

Contenido promocionado

xilon