Tenga en cuenta algunos tips para evitar las estafas de phishing

Tenga en cuenta algunos tips para evitar las estafas de phishing

A veces, un enlace fraudulento será muy similar a uno de confianza, simplemente cambiando algunas letras imperceptibles.
Créditos foto/video
Cortesía.

Es un término originado en inglés (pesca) que en informática es un tipo de robo de identidad en línea.

Los ataques de phishing aumentaron considerablemente durante la pandemia, ya que millones de empleados que trabajaban desde casa se convirtieron en el principal objetivo de los ciberdelincuentes, de acuerdo con la compañia Sophos, en su encuesta global Phishing Insights 2021.

Es que la gran mayoría de los equipos de TI de las organizaciones encuestadas en México (61%), Colombia (66%) y Chile (69%) informaron que la cantidad de correos electrónicos de phishing que llegaron a sus empleados aumentó durante 2020.

En Israel, el 90% reportaron aumentos, siendo este el país con el crecimiento más significativo. En cuanto a sectores, el incremento más alto a nivel mundial se presentó en gobiernos (77%), servicios comerciales y profesionales (76%) y atención médica (73%), seguidos de cerca por los sectores minorista y educativo, con un 71%.

A qué se refieren con phishing

El phishing es un término originado en inglés (pesca) que en informática es un tipo de robo de identidad en línea. Esta acción fraudulenta se caracteriza por intentos de adquirir ilícitamente los datos personales de otra persona, ya sean contraseñas, datos financieros, datos bancarios, números de tarjetas de crédito o simplemente datos personales.

El estafador utiliza correo electrónico, aplicaciones y sitios web que están diseñados específicamente para robar datos personales. El delincuente se hace pasar por una persona o empresa de confianza enviando un mensaje para atraer a sus víctimas. Por lo tanto, al enviar un mensaje a un correo electrónico, aplicación u otras herramientas, el estafador simplemente espera hasta que el destinatario lo recibe y abre el mensaje. En muchos casos, esto es suficiente para que la víctima caiga en la estafa. En otros, es necesario que la víctima haga clic en un enlace determinado para que el delincuente tenga acceso a la información que desea.

Dean Coclin, director senior de desarrollo empresarial de la firma DigiCert, declaró que “como en una pesquería real, hay más de una forma de enganchar a una víctima y este tipo de delito se está volviendo cada vez más sofisticado. Los estafadores digitales se han vuelto bastante expertos en hacer que los correos electrónicos fraudulentos se vean exactamente como los legítimos, a menudo de empresas o establecimientos con los que está familiarizado y en los que confía. Los correos electrónicos de phishing comúnmente se hacen pasar por empresas, pero las cuentas de redes sociales también son un objetivo de tendencia, ya que muchos usuarios son más descuidados a la hora de protegerlas”.

Los phishers perseguirán a cualquiera, pero tienden a apuntar a CEO y CFO, firmas legales, recursos humanos e instituciones financieras. Además, en los últimos años las tiendas online y las redes sociales han visto un aumento de los ataques. Estos grupos tienen datos de clientes e información confidencial que los atacantes buscan y necesitan estar en alerta máxima para protegerse de las estafas de phishing.

Si bien muchas personas creen que es lo mismo, el phishing es muy diferente al spam. En la práctica, mientras que el spam solo se relaciona con una gran cantidad de correos electrónicos y mensajes, sin ningún fin delictivo, el phishing, como se ve, es una práctica que tiene como objetivo dañar a la víctima, accediendo a datos e información personal.

El spam es generalmente bastante común en Internet. Todos los días, innumerables mensajes de sitios web, tiendas y aplicaciones llenan la bandeja de entrada de la mayoría de los usuarios. Solo crea el inconveniente de la desorganización de la bandeja de entrada, pero no representa ningún riesgo para el destinatario.

Publicado

Espacio Publicitario

Contenido promocionado

maestría