La reforma del barrio Bolívar

Se ha levantado una vez más en Popayán el debate sobre las implicaciones del proyecto de intervención en la plaza de mercado del barrio Bolívar, encendido esta vez por un jurista que asegura defender los intereses de los pequeños comerciantes informales que hoy sienten incertidumbre por sus futuro en el momento que se acometan las obras planteadas por la Administración Municipal. Básicamente el problema y la preocupación radican en la capacidad de la nueva infraestructura de la plaza de mercado que según el proyecto es para unas 500 personas, cuando el número de comerciantes que encuentran su sustento en este lugar estaría por los 1200 vendedores. 
Sobre el tema del barrio Bolívar, la plaza, el comercio minorista, mayorista y el entorno en general, siempre hemos dicho que es de una enorme complejidad, y que cualquier solución debe ser consensuada con la gente, porque como dice el abogado, algo con lo que estamos plenamente de acuerdo es que la plaza del Bolívar es mucho más que un edificio, es más un tejido socioeconómico en donde se realizan una serie de intercambios comerciales pero también culturales que no se pueden ignorar. La plaza de mercado es también un sitio de encuentro. 
Las cocinas y las plazas de mercado son un tesoro, y se podrían aprovechar mejor. No se trata solo de los productos frescos del campo que se compran y venden, ni las transformaciones culinarias tradicionales. Se trata de un puente entre el mundo rural y el de la ciudad que trasciende a lo meramente comercial y funcional. En su conjunto, la gente que trabaja y frecuenta la plaza de mercado, asiste a un gran teatro que, con arreglo a algunas condiciones específicas, sería digno de ser mostrado como atractivo turístico. 
Sin embargo desde el punto de vista estético, urbanístico y comercial, las plazas de mercado tal y como las conocemos deberían desaparecer. Son estorbosas, obsoletas, peligrosas y a su alrededor se generan actividades ilegales. Hay que intervenirlas conservando su esencia. Y no es un proyecto fácil. Lo llevan esquivando muchas administraciones municipales por los costos sociales y económicos de levantar la plaza de su emplazamiento actual. Lo que se debe hacer es mejorarlas y fortalecerlas. El problema que hay que resolver es el cómo se debe afrontar esta disyuntiva. Esta Administración hay realizado una propuesta que en principio es muy importantes y busca rehabilitar y devolver a la ciudad un amplio sector que ahora está tomado por la marginalidad que convive en el mismo espacio con la vida normal de una plaza de mercado. Esperemos que se mantengan espacios de diálogo para que se fortalezca este proyecto y que sea  todo lo incluyente que se pueda. 

Publicado
Categoría

Espacio Publicitario

D : H : M : S

Contenido promocionado

EXT