Alerta Roja hospitalaria en Cauca

Corriendo el riesgo de volvernos repetitivos, pero no hay remedio, es nuestro deber como medio de información advertir de las situaciones potencialmente peligrosas para la comunidad: tenemos que volver a recomendar que se cuiden del Covid-19. Otra vez con lo mismo, dirán. Estamos cansados de la misma canción: tener precaución, mantener las medidas de seguridad, ser celosos con el uso del tapabocas, evitar las reuniones sociales.  Pero es necesario insistir: la pandemia sigue viva, es como una monstruo furibundo que aparece y desaparece, que se transforma, que muta y que mata. Con la llegada de la vacuna hicimos fiesta con las medidas, nos volvimos irrespetuosos con el virus, nos creímos casi inmunes. Y esa temeridad con la que hoy afrontamos la realidad de la pandemia se sostiene solo en la medida en que no nos toque de cerca, en la que no tengamos que ver a un hijo, un hermano o un padre debatiéndose en una cama con la tos, la fiebre y en el peor de los casos intubado en una cama UCI. La pandemia nos dio un respiro, pero con los días una nueva cepa apareció, la variante Ómicron,  y se empezó a extender por todo el mundo con mayor velocidad de contagio, y hace tiempo que atravesó el continente y ya es la variante dominante en Colombia y el Cauca no iba a ser la excepción. Estamos como hace un año con las UCI colapsadas y las autoridades sanitarias declararon Alerta Roja hospitalaria en el departamento. Familias enteras en Popayán están sufriendo esta especie de ‘gripe fuerte’. Unos individuos presentan síntomas más intensos y otros apenas lo notan, pero hay muchos que acaban en el hospital en Cuidados Intensivos y eso es para tomárselo en serio.  Además de pedir precaución frente a esta nueva cepa también hay que dar un parte de optimismo, pues para varios científicos reputados esta nueva transición del virus podría significar el fin de la pandemia. Es muy probable que dado que ómicron no ha representado aumento en los cuadros clínicos graves o muertes, podría ser la transición esperada de pandemia a endemia. Esto es que el virus estará circulando todo el tiempo, con algunos periodos de picos como ocurre con la influenza o gripe. De cualquier manera el virus del Covid-19 ha sorprendido por su capacidad para adquirir y corregir mutaciones que acaban dando vida a variantes cada vez más transmisibles. Primero fue la variante Alfa, luego del Delta, y Ómicron es aún más contagiosa. Tanto la Delta como, en mayor medida, Ómicron, han demostrado ser capaces de evadir la respuesta inmune y por tanto reducir, aunque sea parcialmente, la eficacia de las vacunas, por lo que ha sido necesario recurrir a la administración de dosis de refuerzo para aumentar la protección contra formas graves de la enfermedad. Cuidémonos amigos.

Publicado
Categoría

Espacio Publicitario

rimax

Contenido promocionado

xilon