Ojo con las nuevas estafas

Queremos usar este espacio editorial, para advertir a la ciudadanía sobre lo que podría ser una nueva modalidad extorsiva, que los antisociales estarían efectuando a través de llamadas que supuestamente se hacen desde el Hospital Universitario San José de Popayán. Un modus operandi muy similar al que usan desde las cárceles, con la famosa llamada del familiar que está en problemas y necesita de nuestra ayuda, y eso, claro, es con dinero. Esta modalidad les ha dado buenos resultados a los delincuentes, y como siempre sucede, empieza a transformarse, sofisticarse y reproducirse en otros escenarios con ciertas variantes. 
En este caso, el ´familiar´ no se encuentra en la cárcel, ni en la Fiscalía, ni en un Juzgado, si no internado en el hospital y necesita dinero para poder salir. Estas personas inescrupulosas se estarían haciendo pasar por el personal médico de la institución para pedir dinero a cambio de medicamentos o para la salida de personas.
Las víctimas no se explican cómo los estafadores  consiguen los contactos o saben de personas que han sido hospitalizadas, por lo que pidieron que se haga una investigación sobre quiénes tienen acceso a las bases de datos y a las historias clínicas de las personas que son internadas en el hospital.
En términos generales hay que estar muy atentos, pues los delincuentes afinan sus estrategias por medio de la tecnología. La extorsión carcelaria más primaria se hacía con llamadas telefónicas al azar. Pero ahora los extorsionistas tienen acceso a información bancaria de sus víctimas con la que tienen la posibilidad de perfilar a sus objetivos. 
Aparte de datos de cuentas, desafortunadamente, las redes sociales han expuesto información privada y muy sensible, como nombres de hijos, fechas de cumpleaños, destinos y direcciones, lo que sin duda facilita y hace más efectiva la acción de los chantajistas. Por eso las autoridades recomiendan tener mucha precaución con las fotografías y la información que se comparte por la red.
Otra forma de extorsión que ha tomado mucha fuerza, es mediante la creación de cuentas falsas de mujeres, con las que se crean relaciones íntimas, se toman fotos desnudos y se pide dinero a cambio de no compartir este material con la pareja.
Hay muchas modalidades de extorsión, y la mejor manera de defenderse de ellas es con el sentido común: “de eso tan bueno no dan tanto”. Hay que entender y tener presente que no todo lo que se ve en internet es real y que si las ofertas son demasiado tentadoras usted puede estar cayendo fácilmente en la mano de extorsionistas o delincuentes.
 

Publicado
Categoría

Espacio Publicitario

rimax

Contenido promocionado

xilon