Reclutamiento forzado en el Cauca

De nuevo la amenaza de reclutamiento forzado, se cierne sobra las comunidades indígenas del departamento del Cauca. Esta vez se trata de una incursión criminal registrada en zona rural del municipio de Morales en el centro del Cauca, en el que grupos ilegales se habrían llevado a tres menores de edad, específicamente las veredas de Pueblillo, Belén y Honduras, pertenecientes al resguardo de Honduras. Las siete autoridades étnicas del territorio Uh Wala Vxic, certificaron informaron que no es la primera vez que se pronuncian en contra de estos actos, pues incluso existe una especie de institucionalización del reclutamiento con invitaciones a los menores a pertenecer a estas organizaciones delincuenciales. Las autoridades solicitaron el debido respeto a su jurisdicción y pidieron ayuda a los organismos de derechos humanos. Esta situación es dramática y se viene repitiendo cada cierto tiempo sin que se pueda hacer mucho. Imagínense el escenario tan terrible de unos chicos que aun no han cumplido su mayoría de edad, siendo arrancados por la fuerza de sus familias, a las que seguramente no volverán a ver en mucho tiempo. Algo se debe hacer, desde el Gobierno Departamental y Nacional. Muchos de estos niños y adolescentes acaban muertos o convertidos en criminales sanguinarios. Una de las cosas más deplorables que pueden suceder en la vida es el maltrato infantil, pero involucrar a un niño o una niña en la guerra, es abominable es algo de lo que nos deberíamos avergonzar como raza humana. Estos menores pueden llegar a ser niños y niñas soldado a través de distintas vías. La humanidad entera debería hacer un frente común para que ningún niño, ninguno, ni en el África ni en América se ve involucrado directamente en la guerra. No nos llegamos a imaginar como adultos, no se puede describir fielmente el sufrimiento de esos niños porque nos supera. Pensar en eso ya nos genera dolor nos incomoda por la necesidad natural de creer que los niños son buenos, inocentes, e incapaces de ser autores de actos violentos Se habla de reclutamiento forzoso, abducción y también de menores voluntarios. Muchos son secuestrados, sacados de sus casas o de su escuela, ante un enfrentamiento armado en los poblados, los niños que intentan huir son capturados por grupos que les dan la opción de unirse a ellos, o morir. “Cuando un niño o niña es reclutado, sus derechos, la totalidad de ellos, quedan en un estado de suspensión o vulneración: educación, salud, recreación, familia, afecto. No hay ningún derecho, que uno pueda pensar que al menos, no esté seriamente amenazado cuando se cambian los juguetes y las mochilas por armas”, Save The Children. Hay que estar alerta con el recrudecimiento o la reconfiguración del conflicto armado, no podemos tolerar este drama inconcebible y casi obsceno, con cada niño maltratado y cada menor vinculado a la guerra estamos echando tierra sobre nuestra propia tumba.  
 

Publicado
Categoría

Contenido promocionado

xilon