¿Y la demolición del Anarkos?

Los tiempos para la demolición del viejo Centro Comercial Anarkos en la ciudad de Popayán se agotan. Ya pasó la Semana Santa, cuando era inviable llevar a cabo este proceso por todas las afectaciones que se hubieran producido frente a la organización de los eventos, pero ahora ya es tiempo de que la Administración Municipal se tome este asunto en serio. No es posible que la ciudad siga tolerando la presencia de estas ruinas peligrosas en pleno Centro Histórico, unas ruinas que se han cobrado varios muertos y que no deja de constituirse en un foco de inseguridad y sobre todo una marca de marginalidad que contagia la zona histórica. Además no se justifica seguir dilatando algo que no tiene otra salida para pensar en un buen propósito para ese espacio; es demoler o demoler. Porque además ya existe una claridad jurídica sobre la demolición. Recordemos que el pasado mes de marzo se socializó la resolución por medio de la cual se declaró el estado de ruina de la Manzana 99 y se ordenó su demolición. Según la resolución 19664 del 17 de marzo 2022 se ordena a los propietarios de locales comerciales del Anarkos la demolición total del inmueble, “la cual se deberá hacer atendiendo las medidas técnicas, preventivas y de seguridad, con el fin de evitar daños a terceros, y de la implementación de todas aquellas medidas necesarias para eliminar o minimizar los impactos ambientales, urbanísticos y psicosociales establecidos en el artículo 66 del Acuerdo 06 de 2002, por medio del cual, se expide el Plan de Ordenamiento Territorial del municipio de Popayán”. En dicho documento se explica que los propietarios tienen un plazo de 30 días para realizar los estudios y propuestas de demolición que atiendan a los requerimientos de la alcaldía; así mismo, dentro del plazo se cuentan 10 días para presentar la propuesta, 10 días para que la Administración Municipal revise y apruebe y 10 días para reformular en caso contrario. En el caso eventual de que estos plazos y requerimientos legales no llegaran a cumplirse, la alcaldía de Popayán asumiría la demolición del Anarkos y luego lo cobraría a los propietarios, con un recargo del 10%, de acuerdo a lo establecido en al artículo 69 de la Ley 9 de 1989. En principio el alcalde habló de 3 mil millones de pesos como costo aproximado de demolición. La secretaria general señaló que hay un proponente que ofertó para hacerla a todo costo bajo la modalidad de préstamo. Esta tendría una duración de año y medio. Pareciera que el retraso en intervenir y construir algo en el Anarkos tendría que ver con eso, las dos partes, Alcaldía y copropietarios mantenían un pulso callado para ver quien se metía la mano al bolsillo. Ahora entienden que  la espera perjudica a todos por igual, y es necesario acelerar los procesos.

Publicado
Categoría

Contenido promocionado

xilon