El enredo legal del estadio Ciro López en Popayán

Por estos días el tema más mentado en la ciudad de Popayán, es el de la supuesta venta del estadio Ciro López. En marzo del año pasado en el Concejo payanés se debatía el proyecto de acuerdo para la enajenación de dicho inmueble. Se ha manejado con mucho cuidado, guardando todas las prevenciones legales que se requieren para minimizar el riesgo de errores. Nos ha parecido desde un principio una iniciativa de enorme conveniencia para la ciudad de Popayán. A partir de estas gestiones se declaró por parte del Concejo como de interés público el predio y los inmuebles aledaños al estadio Ciro López por considerarlos lo que son: referentes de la vida social, recreativa y deportiva de la Ciudad Blanca.
Sobre estas propiedades hay grandes intereses económicos de empresas constructoras, eso es un secreto a voces en Popayán y que tiene que ver con las personas que manejan o han manejado la Liga Caucana de Futbol. En general el lote del estadio y aledaños son bienes de enorme valorización en Popayán, a los que muchos tiburones urbanísticos quisieran hincarle el diente.
Objetivamente la situación es la siguiente: El estadio Ciro López, y todos los predios donde se ubican el parque de la Salud, la escuela Mercedes Pardo de Simmonds, un Hogar infantil adyacente a la Virgen de Los Hoyos, el monumento religioso y un Centro Vida podrían irse a remate, porque la Liga Caucana de Fútbol, que administra estos bienes, mantienen una millonaria deuda en concepto de impuestos y servicios públicos con la Alcaldía de Popayán.
En el anterior de periodo de gobierno municipal del alcalde Cesar Cristian Gómez, el presidente de la Liga Caucana de Futbol no le quiso aceptar una propuesta de canje por deudas. Como en ese entonces y como sucede ahora, el principal interés de la liga es que se vendan estos predios a valor comercial.
En el presente el alcalde López Castrillón, como decíamos al principio, mediante una estrategia legal cerró el paso a estos intereses donde se beneficiarían unos cuantos con millonarias ganancias y el municipio de Popayán perdería definitivamente unos predios y un estadio que en un principio fue donado por el Gobierno para la promoción del deporte, es decir con una finalidad social y no para que décadas después unos pocos acaben haciendo el negocio de sus vidas.