En Black Friday: clave que empresas analicen si están en capacidad de atender grandes picos de usuarios

La pandemia representó una oportunidad en la forma de vender y comprar en línea, convirtiéndose el e-commerce en una gran tendencia para el 2022.

Por si no lo sabía, el término “black friday” surgió en 1966 en Estados Unidos, cuando el departamento de policía de la ciudad de Filadelfia lo utilizó para describir el atascado tráfico y la fuerte aglomeración de personas en las tiendas justo en ese último viernes de noviembre, que marca el inicio de las festividades de fin de año y es aprovechado por muchos para hacer las compras navideñas.

Actualmente, 55 años después, el tráfico atascado y la aglomeración se volvieron digitales y una jornada como la que se avecina este 26, 27 y 28 de noviembre puede resultar una pesadilla.

Según Hernando Baquero, presidente de Bip Colombia, “para las empresas, jornadas como la del BlackFriday van más allá de aumentar sus ventas aprovechando el comienzo de la temporada navideña. Lograr este objetivo impone el reto de tener un sitio web llamativo y ágil, un sistema que actualice y calcule bien los precios y que ordene los despachos de forma correcta y una pasarela de pagos segura, todo funcionando al mismo tiempo para miles y miles de personas.”

También se requiere una logística que asegure que la marca cumpla su promesa de valor, con entrega de los productos a tiempo y con un sistema de atención al cliente post venta que permita hacer devoluciones, reclamos y otras peticiones de forma fácil y rápida.

Capacidad de atención

La mayoría de las tiendas online están equipadas para su funcionamiento regular, pero es clave que analicen si su plataforma está en capacidad de atender grandes picos de usuarios como los que se presentan en un día como éste. Uno de los aspectos claves a tener claro es la latencia, que es el tiempo que se demora la página web para procesar la solicitud de un usuario.

Si la latencia es muy alta, aumentan las posibilidades de tener un “trancón digital” este fin de semana, cuando haya muchas personas haciendo uso de la plataforma al mismo tiempo.

Agregó que “es un derecho de los usuarios y un deber del comercio aumentar su capacidad de operación para un día como éste, para que no se vuelva una tortura. Es clave implementar conceptos como experiencia de usuario, usabilidad y service design, entre otros, para que las plataformas de compra y pago sean ágiles y fáciles de usar”.

Una estrategia de transformación digital que optimice y fortalezca este y otros aspectos de la plataforma web de una empresa es ideal no solo para el BlackFriday, sino para el desarrollo sostenible de cualquier negocio. Hoy en día, esta es una nueva ventaja competitiva que genera gran fidelización con las marcas. Sin duda, requiere inversiones, pero es clave analizar cuál es el costo en el largo plazo de no hacerlo.

Con PSE

Según los organizadores del BlackFriday, no es necesario tener tarjeta de crédito para aprovechar la jornada y podrán usarse otros medios de pago como PSE, Efecty, Baloto o pagos contra entrega.

Esta es una buena noticia para los usuarios, pues de acuerdo con el más reciente estudio de la multinacional Colombia, PSE ostenta el primer lugar de las plataformas de pago con las que los encuestados han tenido una buena experiencia digital, con un 53,14% del favoritismo, seguido de PayU, con un 21,71%. En cuanto a entidades bancarias, este top 5 lo completan Bancolombia, Davivienda e Itaú.