Fiducia inmobiliaria: mecanismo que les permite pagar por inmuebles al ritmo de la reactivación de los negocios

En el sector fiduciario, tanto personas como empresas tienen a disposición un grupo de expertos en el sector inmobiliario listo para ayudarlo a cumplir sus objetivos.

En 2022 la confianza de los empresarios, actores claves en el engranaje de la construcción y el desarrollo inmobiliario y la posterior ocupación de espacios, debe seguir siendo promovida con herramientas que faciliten la unión de esfuerzos.

Alejandro Salamanca, gerente de Accion Fiduciaria, declaró que “en 2021, muchos empresarios se dieron cuenta de que la unión hace la fuerza. Por ello, salieron a buscar alianzas, inversionistas o socios que les faciliten volver a poner en marcha sus negocios y, de esta manera, aprovechar esa creciente demanda de bienes o servicios que está trayendo la reactivación”.

Incluso, muchos están acudiendo a la fiducia inmobiliaria, un mecanismo que les permite pagar por los inmuebles al ritmo de la reactivación de sus negocios.

Lo que se espera

Consideró que existe un clima inmejorable para apostarle a los bienes raíces en sus dos renglones principales: habitacional (vivienda) y empresarial (locales, bodegas u oficinas).

En el rubro habitacional, el Ministerio de Vivienda calificó 2021 como un año histórico para la vivienda en Colombia. Con 209.638 unidades vendidas de enero a noviembre (15.000 más que en 2020), una inversión en la compra de vivienda de $35 billones (32% más respecto al 2020) y 97.000 subsidios entregados, están dadas las condiciones para que en 2022 los colombianos sigan haciendo realidad su sueño de vivienda propia.

En el ámbito organizacional, las plantas físicas están jugando un rol fundamental en la reactivación. No es casualidad que la recuperación de los negocios se esté dando a la par de una mayor demanda de inmuebles empresariales; con una vacancia de oficinas de solo un 11,3% (cifra menor a las proyecciones de agencias inmobiliarias como Colliers), el retorno a la presencialidad avanza.

Los empresarios y sus aliados (bancos, constructoras, inversores, etc.) que están liderando los proyectos inmobiliarios que seguirán comercializándose en 2022 han encontrado en la Fiducia inmobiliaria una útil herramienta para adquirir un inmueble con las dimensiones, ubicaciones, usos y facilidades acordes a la nueva normalidad.

Para brindar confianza y seguridad a las partes involucradas en un proyecto inmobiliario, qué mejor que acudir a la Fiducia Inmobiliaria: un instrumento que gestiona los recursos de un proyecto tal y como los involucrados dispongan.

Agregó el ejecutivo que “en la Fiducia Inmobiliaria, el dinero aportado por los creadores de un proyecto, los inversionistas e, incluso, el aportado por bancos financiadores se manejan a través de un fideicomiso, para así gestionar los recursos de forma clara y transparente en la compra, arriendo o hasta construcción de un inmueble, como lo puede ser una oficina, bodega o local comercial”.

La Fiducia Inmobiliaria también le permite al empresario ir retornando el dinero entregado por inversionistas o bancos en cuotas periódicas que se adecúan al flujo de caja y los niveles de producción que el negocio vaya evidenciando en meses futuros.

Según Salamanca, “esas cuotas periódicas, en tiempos de reactivación e incertidumbre, son un instrumento eficaz para establecer plazos claros pero flexibles de acuerdo a los resultados que se vayan dando”.

Sin importar sus metas en 2022, sus inversiones siempre deben contar con asesoría experta. En el sector fiduciario, tanto personas como empresas tienen a disposición un nutrido grupo de expertos en el sector inmobiliario listo para ayudarlo a cumplir sus objetivos. Cualquiera que sea el caso, las entidades fiduciarias están en capacidad de brindar los mejores consejos para una inversión inteligente.