“Que se queme, que se queme”

Hace unos días en el municipio de Bolívar en el sur del Cauca, una multitud levantaba un potente y generalizado coro de: “que se queme, que se queme”.  Esta escena se pudo presenciar en el Festival de Globos, una de las actividades programadas en el marco de las Fiestas de Negros y Blancos que se desarrolla cada año en este municipio. Y el globo al que iban dirigidos los gritos era uno con la propaganda política del partido Cambio Radical, el mismo partido del senador Temístocles Ortega, el del actual gobernador Larrahondo y el pasado de Oscar Campo, quien actualmente hace campaña para llegar a la Cámara de Representantes. Se trata sin duda de la maquinaria proselitista que domina en el Cauca con capacidad para poner gobernador cada periodo. La gente en general rechazó la irrupción de esta propaganda electoral en un evento cultural. 
Y el tema no acabó ahí. Días después en esta misma localidad, un grupo de ciudadanos indignados ante la invasión de publicidad política de este mismo partido, en el que se pueden ver sendas fotos de Campo y el propio Temístocles, decidieron descolgarla totalmente de todos sus emplazamientos.  Hace un tiempo en la ciudad de Popayán, durante la elección de la Junta de Acción Comunal del barrio La Paz, las listas conformadas con personas de este mismo partido fueron rechazadas pues los líderes se negaron a contaminarse de politiquería en sus procesos comunitarios. Estos hechos reflejan sin duda un sentimiento de descontento de gran parte de los caucanos por la clase política que hoy nos representa y nos gobierna. Y es que no es para menos, la gente ya no traga entero, está más informada y entiende a la perfección que el departamento del Cauca es un escenario de pobreza, desigualdad y violencia, y que ese es el resultado de la gestión de nuestros dirigentes. Y ese malestar se empieza a convertir en enardecimiento, pues cada cuatro años estos señores se aparecen en los territorios como si la cosa no fuera con ellos. La gente es consciente de ese manoseo. Ahora se acercan a la gente cuando han estado ausentes en los paros,  en la pandemia, en las miserias cotidianas de los pueblos. Pero cada nación tiene el gobierno que se merece dijo el filósofo Joseph de Maistre. Y esa indignación debe traducirse en las urnas, de lo contrario se convierte en un simplelamento inútil, sin trascendencia para la sociedad. Y eso es lo que ocurre últimamente en este país, que todos nos quejamos por la corrupción, por nuestros  gobernantes pero no ejercemos nuestro derecho a votar y permitimos que una minoría elija y determine el destino de la mayoría. Es hora que los escépticos y los jóvenes asuman su responsabilidad como ciudadanos frente a los problemas que nos afectan a todos como sociedad. Y no es que este partido sea el responsable absoluto de la situación del Cauca, esta es el resultado de lo que se ha hecho aquí desde hace décadas, pero sin duda es el referente actual de la clase dirigente nuestra.

Publicado
Categoría

Espacio Publicitario

rimax

Contenido promocionado

xilon