Sordoceguera: limitación y coraje

El pasado 27 de junio se celebró el Días Internacional de la Sordoceguera.  El 27 de junio se celebra el Día Internacional de las Personas Sordociegas, con el objetivo de visibilizar a las personas que en todo el mundo presentan esta discapacidad física y sensibilizar al resto de la población para que brinden su ayuda y de esta manera colaborar para que tengan mayor autonomía y mejoren su calidad de vida.
La sordoceguera es una discapacidad que sufre un porcentaje bajo de la población mundial, que consiste en una condición que afecta de forma severa tanto la visión como la audición de quienes la padecen y que por lo general limita de forma considerable sus vidas.
La sordoceguera no es una doble discapacidad, es una discapacidad única en la cual la pérdida de dos sentidos (vista y oído) provoca necesidades específicas en la comunicación, el acceso a la información, la orientación y la movilidad de la persona afectada. 
Por lo tanto, la palabra sordociego/a es un solo vocablo ya que hace referencia a una sola discapacidad. El 27 de junio fue instituido como el Día Internacional de la Sordoceguera, en la Declaración de las Necesidades Básicas de las Personas Sordociegas que tuvo lugar en Suecia, en 1989. En esta declaración se hizo en homenaje al natalicio de Helen Keller (1880-1968). La vida de Helen Kelller es la historia aleccionadora de una mujer, que, a pesar de haber nacido sin ningún tipo de limitaciones, a la temprana edad de dos años, contrajo una terrible enfermedad que provocó la pérdida total de la visión y la audición.
A pesar de esta limitación, los padres de Hellen Keller se empeñaron en la formación de su hija, quién, con mucho esfuerzo y perseverancia logró culminar una carrera universitaria, para de esta forma convertirse en la primera persona ciega y sorda en alcanzar tal proeza. 
En Colombia la Ley 982 de 2005 definió a la sordoceguera como una limitación única caracterizada por una deficiencia auditiva y visual ya sea parcial o total y que trae como consecuencia dificultades en la comunicación, orientación, movilidad y el acceso a la información.
En nuestro país existen aproximadamente 56.320 personas sordociegas de la cuales el 51 % son mujeres y el 48 % son hombres. Según el Instituto Nacional para Sordos, el panorama laboral de las personas sordociegas es desalentador en cuanto a garantías para su desarrollo humano dentro del contexto social, generado por la inactividad económica en primer lugar, la baja vinculación laboral con condiciones de seguridad social, y la falta de actividades económicas definidas dentro de un sector productivo. Un factor influyente se genera en la falta de oportunidades para la mayoría de las personas que se encuentran en edad adulta y productiva». 
 

Publicado
Categoría

Contenido promocionado

xilon