Sandra, la medallista olímpica.

Sandra, la medallista olímpica.

Venía de una escuela rural, pues sus padres José Otoniel y María Ruby eran trabajadores del campo.
Créditos foto/video
Anonimo

Sandra Lorena Arenas Campuzano ingresó a la Institución Educativa General Santander de Calarcá en el año 2003, al grado Cuarto, cuando apenas tenía 9 años de edad. Venía de una escuela rural, pues sus padres José Otoniel y María Ruby eran trabajadores del campo. Consiguieron una pequeña casa en el barrio Naranjal de Calarcá, pero seguían trabajando en fincas.

Arenas Campuzano, hoy Medallista de Plata en la prueba atlética de Marcha en los Olímpicos de Japón, cursó en la General Santander los grados Cuarto a Noveno, entre el 2003 y el 2008. Fue en el año 2009, cuando la familia decide trasladarse a Medellín.

El sacerdote, Jhonatan Darío García, fue quien descubrió su talento en una carrera que organizó para los niños que se preparaban para la confirmación. La medallista quien en ese entonces era acolita, corrió esa mañana y ganó.

Daniela Jiménez, compañera de estudios de la medallista la recuerda como una gran deportista, disciplinada, pero con poca práctica del atletismo. “Ella estudió conmigo parte de la primeria y parte del bachillerato, hasta el grado Noveno, cuando la familia decidió irse para Medellín”, recuerda Daniela Jiménez.

Publicado

Espacio Publicitario

rimax

Contenido promocionado

xilon