Debate sobre la afectación y hurto a mobiliario público continuó en el Concejo de Bogotá

Debate sobre la afectación y hurto a mobiliario público continuó en el Concejo de Bogotá

Concejo de Bogotá
Créditos foto/video
Cortesía.

El Concejo de Bogotá informó que se realizó la continuación del debate de control político sobre la proposición de “la afectación y hurto a mobiliario público de la ciudad de Bogotá”, citada por los concejales Álvaro Acevedo Leguizamón, María Victoria Vargas Silva, Samir José Abisambra Vesga, Luz Marina Gordillo Salinas, Germán Augusto García Maya, Armando Gutiérrez González, de la bancada Partido Liberal Colombiano.

El cabildante Emel Rojas realizó su intervención abordando los daños del mobiliario en la ciudad y los costos para los bogotanos, aseguró que “los actos de vandalismo usan las canecas de basura para cerrar vías de Transmilenio” y preguntó: ¿Cuánto nos cuesta la reposición de mobiliario dañado y hurtado, por este concepto?

Rojas preguntó a la Administración sobre “el mantenimiento de las cámaras de seguridad y los contratos son claves para la seguridad y control del robo del mobiliario público de la ciudad”.

La cabildante María Clara Name indicó que “es alarmante el incremento de hurto de las señales verticales y las cestas públicas de la ciudad, la mayor cantidad de cestas esta en Puente Aranda, Ciudad Bolívar y Kennedy”.  Ante lo expuesto la concejala preguntó: ¿Cuáles son los logros obtenidos o medidas anti vandálicas para poder mitigar los hurtos en las localidades?

Name afirmó que “entre julio y noviembre de 2021, más de 1.369 unidades de estas señales verticales se han hurtado, afectando a más de 2 millones de ciudadanos”.

El concejal Marco Acosta propuso “realizar un control riguroso y exhaustivo frente al hurto reiterado del mobiliario en Bogotá e identificar el costo para la ciudad y la corresponsabilidad ciudadana. El hurto de las laminas de los puentes de la ciudad se convirtió en un negocio estructurado. La ciudad ha invertido en la reparación de estas laminas más de 115 millones de pesos”.

El cabildante Martín Rivera abordo la importancia de dar solución a este delito, dado que “el costo total del hurto del mobiliario es de 23.048.942.782, lo que equivale al costo de 265 mil estudiantes en jornada completa, esto quiere decir que sí, no hubiese este vandalismo y robos, este dinero del mobiliario de la ciudad podría ser para garantizar oportunidades y educación”.

La directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), Luz Amanda Camacho, indicó las actividades que han realizado para contrarrestar el hurto de luminarias de alumbrado público, afirmó que se “implementan medidas anti vandálicas para mitigar la cantidad de hurtos en las localidades y se ha implementado un canal con la Policía y la Fiscalía para hacer denuncias y activar operativos para identificar bandas de delincuentes”.

Afirmó que “para contrarrestar el robo a luminarias, junto a Codensa, usamos las coronas y soldamos las tapas y las cajas de maniobras se hacen soterradas, pero aun así sigue sucediendo el robo”.

Agregó que “los contenedores y las canecas fueron puestas en un criterio técnico para evitar el robo, los cuales no han sido aceptadas por la ciudadanía. En las manifestaciones fueron dañados los recursos que se podían reponer por los operadores”.

Cristina Arango Olaya, gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, quien afirmó que “en 2021 los hurtos de tapas se incrementaron, fue un año complicado por que pasamos de 3.000 hurtos a 7.200 al año”.

El siguiente turno fue para el Secretario de Movilidad, Felipe Ramírez, quién expuso un balance de mantenimiento de señales de tránsito en la ciudad, indicó que “Bogotá tiene 365.000 señales de tránsito aproximadamente, las cuales se realiza un mantenimiento de 21.000 al mes, se inicia con la limpieza de las señales, y el remplazo en caos que sea necesario por deterioro o por robo, entre el año 2020 y 2021 se invirtió en este mantenimiento 3.037.771.205 de pesos”.

Aníbal Fernández de Soto, secretario de seguridad, indicó que “han identificado el hurto de elementos como alcantarillas, canecas, cobre de redes eléctricas y partes de monumentos (estatuas), que han sido afectados por el vandalismo, y juntamente con la empresa de Acueducto, la Uaesp, la empresa de Teléfonos de Bogotá, la Secretaría de Cultura y Transmilenio, se han venido desarrollando estrategias para cambiar esta afectación en la ciudad, entre otros funcionarios que hablarón.

El cabildante Álvaro Acevedo afirmó que le “preocupa el estado actual de la ciudad y es evidente que Bogotá se encuentra gravemente afectada por el hurto mobiliario. Acepto lo dicho por las distintas administraciones, pero si quiero invitar a que sigamos trabajando por esta problemática”.

Indicó que “existen establecimientos de comercio dedicados a comprar y vender a las fundiciones de metales hurtados en la ciudad, ¡sí hay quien compre, hay quien hurte!”. También afirmó que “el camino no es pasar del aluminio al concreto, dado que la estética de la ciudad se ve afectada. Tenemos que identificar la cultura ciudadana y ley para combatir esta problemática”.

Agotado el orden del día, el presidente de la comisión, concejal Nelson Cubides, dio por finalizado el debate.

Publicado

Contenido promocionado

xilon