Terrible drama la del secuestro forzado

Don Chirimias

Que terrible lo de los menores de edad que los grupos al margen de la ley asedian para meterlos a la guerra, a una guerra que ellos no se han inventado de la que deberían quedarse al margen, por dignidad de la humanidad. 

Castigo ejemplar

Estos delincuentes que secuestran niños y adolescentes deberían recibir el castigo más grande que disponga la legislación, pues están destruyendo la esperanza misma, la inocencia, las familias y los tejidos sociales. 

Sin perdón

Tampoco deberían tener perdón aquellos que instrumentalizan sexualmente a los pequeños para fines perversos o por adoptar una equivocada idea de libertad. No se entiende muy bien, o al menos a título personal, que un niño participe por ejemplo en una marcha del orgullo LGTBI. Me parece que la identidad sexual es un proceso de descubrimiento, que debe ser natural y no se debe generar esa especie de sugestión hacia los pequeños. Ojalá estas líneas no sean malinterpretadas, lo único que trato de decir es que los niños deben crecer en un ambiente de respeto, cuidad y amor para generar unas condiciones propicias para su desarrollo en todas las dimensiones humanas, incluida claro está la sexualidad. 
Nos parece muy positivo el proceso de acogida que se les está dando a las más de 60 personas desplazadas por la violencia, provenientes de Tumaco en Nariño, que acabaron en Popayán, por circunstancias que aun no son muy claras.

Desplazamiento

 Al parecer son víctimas de amenazas, y habría ocurrido un homicidio. Llama la atención que hayan venido a Popayán, y no a la capital nariñense como sería lo más natural. Con independencia de esa circunstancia particular es necesario protegerlos y brindarles ayuda hasta que se resuelva su situación. 
Son seres humanos en condición de vulnerabilidad, con niños y mujeres en estado de gestación. Nadie sale huyendo de su hogar por gusto, es el producto de una situación de peligro inminente y como sociedad tenemos que ser solidarios.

Publicado
Categoría

Contenido promocionado

xilon