Monseñor Stephen Rossetti, realiza mínimo 20 exorcismos cada semana.

Monseñor Stephen Rossetti, realiza mínimo 20 exorcismos cada semana.

En otra ocasión, los ojos de un hombre se volvieron negros azabache, recordó Rossetti. “Esto no suele suceder, pero cuando sucede, es muy sorprendente, obviamente es demoníaco”, dijo.
Créditos foto/video
Anonimo

Mientras monseñor Stephen Rossetti observaba al hombre que tenía delante, vio que sus ojos azules se volvían amarillos y las pupilas se reducían a meros puntos. Se veían, dijo Rossetti, precisamente como los ojos de una serpiente silbante. Pero el monseñor sabía lo que realmente era: la apariencia alterada del hombre lo convenció de que el hombre estaba poseído por un demonio. En otra ocasión, los ojos de un hombre se volvieron negros azabache, recordó Rossetti. “Esto no suele suceder, pero cuando sucede, es muy sorprendente, obviamente es demoníaco”, dijo. La lucha contra las fuerzas demoníacas es un deber habitual de Mons. Rossetti, un sacerdote católico que trabajó en dos parroquias de la Diócesis de Siracusa durante cinco años. Ahora con sede en la diócesis de Washington, DC, él y su equipo realizan hasta 20 exorcismos cada semana, liberando a personas y hogares de lo que él llama “demonios y maldad satánica”. Y, dijo el hombre de 70 años a The Post, los exorcismos han “crecido exponencialmente” en la última década. Estados Unidos, atormentado por la discordia y una crisis moral, está “demoníacamente oprimido.

Publicado

Espacio Publicitario

D : H : M : S

Contenido promocionado

EXT