Internacionalización de la educación superior ha permitido fomentar una visión global de la realidad

La educación y la globalización seguirán yendo de la mano.

Vivimos en un mundo globalizado pero, sin embargo, no siempre hay un consenso sobre qué significa la globalización y cuáles son sus consecuencias en los diferentes ámbitos de nuestras vidas.

José B. Terceiro y Gustavo Matías recogen hasta 14 definiciones de este concepto en su libro: Digitalismo. Algunas de ellas sólo lo asocian a la mundialización de las transacciones económicas, mientras que otras lo consideran una nueva visión del mundo.

Sin embargo, es innegable que uno de los principales fenómenos de la globalización consiste en el desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones, lo cual ha tenido importantes efectos para el ser humano, como dio a conocer la Broward International University.

Globalización en la educación

Los beneficios de la globalización en la educación son muchos, de los más importantes tiene que ver con la flexibilización de las fronteras, que permite que para un estudiante sea cada vez más fácil llevar a cabo su proceso de aprendizaje en un país distinto del suyo.

La educación internacional es una realidad porque hoy es más sencillo viajar al extranjero, pero también porque el desarrollo de tecnologías como internet es tan avanzado que permite estudiar a distancia con metodologías que no tienen nada que envidiar a la educación presencial.

Una consecuencia de esto es la democratización de la educación. Gracias a internet, muchas más personas pueden estudiar, incluso aquellas que habitan en zonas apartadas donde no hay escuelas o universidades.

De la mano de lo anterior, entre los positivos efectos de la globalización en la educación, se puede mencionar el aumento de la competitividad en el planeta, pues al haber más personas con mayores conocimientos, nuestro mundo avanza con más velocidad, lo que redunda en una calidad de vida superior para los seres humanos.

La internacionalización de la educación superior ha permitido fomentar una visión global de la realidad, algo clave en una época en la que nos enfrentamos a problemas de escala planetaria como el cambio climático o la pandemia a causa de covid-19.

Por otra parte, es importante mencionar a nivel mundial se ha empezado a vincular la necesidad de dar respuesta a los retos ambientales y la preocupación por los derechos humanos a través de la Responsabilidad Social Educativa.

Por lo anterior, las instituciones educativas y demás organizaciones inmersas en el sector deben comenzar a construir estrategias que ayuden a impulsar iniciativas alineadas a la preservación del planeta y el desarrollo social. En este sentido, el ámbito online de la educación puede brindar herramientas que faciliten estas iniciativas promoviendo la educación global a través del uso de tecnologías de la información y la comunicación y los medios digitales.

Es preciso señalar que la globalización de la educación tiene beneficios a escala individual, pues además permite que cada persona pueda estudiar a su ritmo, desde cualquier lugar y en los horarios que le resulten más convenientes.

Esto ha permitido, por ejemplo, que la ecuación “globalización y educación superior” ya no sea un impedimento para llevar a cabo otras actividades, como trabajar.

Los retos

La influencia de la globalización en la educación también tiene aspectos que pueden no ser del todo positivos. Por ejemplo, la democratización como un efecto de la relación entre globalización y educación hace que cada vez más profesionales compitan por los mismos puestos de trabajo, generando problemas a la hora de conseguir empleo.

Otro impacto de la globalización en la educación, especialmente en relación con la formación virtual, tiene que ver con la disminución de la “vida social”. Y es que, a diferencia de lo que sucede en los entornos presenciales, en la educación a distancia solo se suele coincidir con los compañeros de estudio en el momento de conectarse a una clase.

Esto ha venido mejorándose, por ejemplo, con tareas colectivas o con grupos de estudio en los que los alumnos, sin la presencia del profesor, pueden interactuar unos con otros de una manera más distendida.

Una última desventaja proviene de la internacionalización de la educación, ya que no todos los lugares tienen las mismas necesidades y, por ende, es posible que un estudiante no encuentre en su contexto inmediato una manera de aplicar sus conocimientos, lo que puede afectar su desarrollo profesional y su empleabilidad.

Sin embargo, la importancia de la globalización en la educación es tan grande hoy, que no tiene marcha atrás. La educación y la globalización seguirán yendo de la mano y evolucionando mutuamente para superar todo tipo de obstáculos.