Invasión violenta en el norte del Cauca por «liberación de la Madre Tierra»

Foto 2 nota 1 Región

En los municipios de Guachené, Caldono, Padilla, Miranda y Caloto, las acciones violentas por parte de los indígenas no cesan en la “recuperación de sus territorios”, hacen llamado urgente al Gobierno Nacional.

Mediante acciones violentas y heridos de gravedad, la disputa por la tierra y las invasiones indígenas en predios privados no cesan en el norte del departamento del Cauca. Propietarios y trabajadores exigen de manera urgente la presencia del nuevo Gobierno Nacional, además de prontas soluciones.

En la hacienda El Chimán, ubicada en la vereda Llano’e Tabla del municipio de Guachené, indígenas identificados con emblemas del Consejo Regional Indígena del Cauca, invadieron el terreno privado de manera violenta, afectando a la comunidad y a los trabajadores con explosivos, pistolas traumáticas y piedras.

Varios trabajadores de caña se encuentran heridos en Centros Asistenciales, mientras que Ingenios Azucareros y propietarios denuncian 15 invasiones violentas en fincas de Padilla, Caloto, Miranda, Corinto y Guachené, solicitando de manera urgente la intervención del Gobierno Departamental y Nacional, además del apoyo de la Fuerza Pública, en defensa del derecho al trabajo y a la propiedad privada.

Ante esta situación el Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, se pronunció revelando que seguirán liberando a la Madre Tierra, debido a que se encuentran en un conflicto interétnico, ya que desde el 2014 encaminaron el proceso de recuperación de sus territorios, sin embargo los ingenios colombianos han llegado a generar una confrontación rompiendo el tejido social y la armonía de la comunidad.

En el municipio de Santander de Quilichao, re realizó una mesa de diálogo con la presencia de las Administraciones Municipales del norte del departamento, solicitando la presencia del Estado debido a la ola de violencia que azota al Cauca, no solo con las invasiones indígenas en propiedad privada, también con la mal llamada “limpieza social” que ha dejado 10 masacres en las últimas semanas donde involucraron a menores de edad.