El Cauca sin futuro

Lo rural no existe

El Cauca cuenta con una amplia zona rural de hecho el 62,72% de la población habita en centros rurales, solo el 37,28% de la población se encuentra en cabeceras municipales, de estas cifras podemos pensar bastantes cosas, en primera instancia que la inversión a estas zonas debe ser considerable, que deben ser prioridad pues evidentemente se vive en el departamento de la agricultura y ganadería, me refiero a todo lo agropecuario.
La realidad es bastante cruda si la examinamos con lupa, el Cauca vive en un constante abandono estatal, no hay estrategias claras por parte del gobierno nacional, los gobernadores poco o nada han hecho y en se va y viene, el departamento se sume en pobreza, desigualdad, inseguridad y una economía que no se reactiva, es decir, que por más que queramos armar industria y trabajemos de más desde la parte rural, no se dan las condiciones para que las cosas lleven a generar empleo, a la modernización y generar bienestar.
Basta con entrar las aplicaciones que muestran rutas y notar que el Cauca cuenta con un par de vías principales en condiciones óptimas para la movilidad y la mayoría por no decir que todas están al norte, porque es ahí donde está la poca industrialización en todo el territorio.
Los campesinos, afros e indígenas a menudo buscan que se les revindiqué sus derechos, que existan al menos garantías y que se empiece a fortalecer al menos la maya vial. Que es entones una garantía enorme para poder sacar sus productos a los principales municipios.
Es de ver que no hay ni el más mínimo intento por mejorar las condiciones de los pobladores rurales, no hay garantías ni siquiera de seguridad porque el departamento es mayormente manipulado por los grupos armados ilegales, que sumen en pobreza las zonas más lejanas. Esta es una realidad a voces, pero que nadie toma en serio, ningún dirigente hasta ahora asume como prioridad.
Todos al parecer se resignan a convivir con esta dura realidad y hacer lo posible para salir a delante con lo que se tiene porque ya la esperanza en mejorar la situación, cada vez está más lejana. Es entonces sin dudar un desafío pensarse en progresar desde lo rural en el tan bonito departamento, esperamos que la migración de caucanos no avance, que los que quedan sigan trabajando en sacar adelante este hermoso lugar, que se siga insistiendo en la mejora de vías, de seguridad y desarrollo.