Necesidad de cambio generacional en las Juntas Comunales

Acompañamos la celebración del Día Nacional de la Acción Comunal en la ciudad de Popayán, evento que se realizó en el Polideportivo del barrio La Esmeralda, un escenario tradicional y sobretodo con arraigo popular en la capital caucana, que de alguna manera pareciera hacerle honor a la naturaleza social y comunitaria que posee la Acción Comunal en Colombia, una institución creada en el corazón mismo de la sociedad. Lo primero que queremos comentar es que como toda institución, la acción comunal, y las JAC como unidades de acción, requieren una renovación generacional. Se requiere que se generen espacios para la incorporación de los nuevos liderazgos. Hay que crear mecanismos de participación y de motivación de los jóvenes en las juntas barriales y veredales para que puedan llegar no solo nuevas ideas si no nuevas dinámicas de trabajo. Este no es un proceso fácil, pues por un lado, históricamente las JAC han sido espacios ‘vetados’ para los jóvenes, la ‘gente mayor’ de barrios y veredas son los que debaten sobre las problemáticas comunitarias. También es muy común que las juntas sean cooptadas por políticos de turno que les ofrecen apoyo para sus proyectos a cambio de votos. Estos acuerdos tácitos tienen un carácter hermético, fundado en relaciones personales que impiden el acceso a los liderazgos nuevos. En barrios de Popayán se han visto algunos casos aislados, en los que integrantes jóvenes de las JAC, con la intención de darle un nuevo aire al trabajo comunal han rechazado la irrupción de politiqueros tradicionales que hacen su aparición en tiempos de elecciones locales. Con la idea de renovación generacional en el trabajo comunal, sería muy interesante que los recién creados Consejos de Juventud, se interesen por promover los nuevos liderazgos, capacitar a los jóvenes para que puedan aportar en sus comunidades y que sean portavoces de sus necesidades y problemáticas. En resumen la participación juvenil está limitada en escenarios formales de participación local, y contrasta con la valoración que La CEPAL hace, al hablar sobre la importancia de la juventud en la sociedad moderna, cuando propone contar con diferentes espacios que permitirían la identificación de las problemáticas que los rodean.