Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

19/11/2019 - 10:00
En la imagen puede verse una acuarela que representa el edificio del museo y varias de las obras simuladas. !Ojo video!
19/11/2019 - 08:47
Desde 1999 se celebra este día y el objetivo es abordar temas de salud masculina y promover la igualdad de género.

Recomendado

recomendado

Foto: Referencial.
18/11/2019 - 10:15
Jairo García, secretario de Seguridad anunció que el sistema de transporte trabajará con normalidad este jueves 21 de noviembre.
17/11/2019 - 14:26
Las autoridades trabajan para remover toneladas de tierra que cayeron sobre la carretera y que le costaron la vida al conductor de un tractocamión.
15/11/2019 - 09:15
El corredor vial estará cerrado durante al menos cuatro días mientras se remueve la tierra que cayó sobre el kilómetro 73.

Encuesta

¿Participará en el Paro Nacional este 21 de Noviembre?

 

Chica Instagram de Hoy

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Foto:Internet
Lunes, Octubre 3, 2016 - 10:21

El investigador japonés Yoshinori Ohsumi, ganó este lunes el premio Nobel de Medicina de este año, por su descubrimiento de los mecanismos de la autofagia, proceso básico de degradación y reciclaje de componentes celulares y de gran importancia en muchos fenómenos fisiológicos.

La autofagia es esencial, por ejemplo, en la adaptación a la inanición o en las respuestas a las infecciones, y su interrupción ha sido vinculada a males como el párkinson, la diabetes tipo 2 y otros desórdenes relacionados con la vejez, así como a enfermedades genéticas o al cáncer.

Ohsumi (Fukuoka, Japón, 1945) reveló a inicios de la década de 1990 los dispositivos subyacentes a ese proceso partiendo del análisis de la levadura, que le sirvió para identificar genes esenciales para la autofagia y sentar las bases de un nuevo modelo en la comprensión de cómo las células reciclan su contenido.

A mediados del siglo pasado los científicos observaron unos nuevos compartimentos celulares especializados que digerían proteínas, carbohidratos y lípidos y que actuaban como “estación de trabajo” para la degradación de constituyentes celulares, explicó en su fallo la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo.

Los investigadores se centraron en las décadas siguientes en analizar otro sistema usado para degradar proteínas, el proteasoma. El proteasoma degrada de forma eficiente las proteínas una a una, pero no servía para explicar cómo las células se deshacían de complejos proteínicos mayores y de organelas desgastadas.

Al fundar su propio laboratorio en 1988, Ohsumi centró sus esfuerzos en la degradación proteínica en la vacuola, una organela que se corresponde con el lisosoma en las células humanas y utilizó células de levadura.

El reto para el científico japonés -el sexto nacido en ese país que gana el Nobel de Medicina- era cómo superar dos problemas: el menor tamaño de esas células y la dificultad para distinguir en el microscopio sus estructuras internas.

Ohsumi pensó que si podía interrumpir la degradación mientras la autofagia estaba activa, los autofagosomas (vesículas de doble membrana que se forman durante este último proceso) deberían acumularse en la vacuola y ser visibles bajo el microscopio.

Así cultivó levadura mutada que carecía de enzimas de degradación vacuolar y estimuló a la vez la autofagia haciendo “pasar hambre” a las células: en pocas horas las vacuolas estaban llenas de pequeñas vesículas no degradadas, los autofagosomas.

Su experimento publicado en 1992 probaba que la autofagia existe en células de levadura y validaba un método para identificar y caracterizar genes clave implicados en ese proceso.

En menos de un año identificó esos primeros genes exponiendo las células a una sustancia química que provocaba mutaciones e inducía la autofagia y caracterizó las proteínas codificadas por ellos, demostrando que el proceso es controlado por una cascada de proteínas y complejos proteínicos.

El científico japonés recibirá un diploma, una medalla de oro y una dotación económica, que este año será de 8 millones de coronas suecas (933.000 dólares), en la ceremonia de entrega el 10 de diciembre en Estocolmo, al igual que el resto de premiados.

La ronda de ganadores de los Nobel continuará mañana con el premio en Física. 

Con información de Efe

- Software por Activisual -