El engaño comercial

Don Chirimias


 
Otra vez la publicidad engañosa. Hay que andar con mucho ojo y con la calculadora en la mano para que no te engañen. Lo comentamos por las quejas de muchos ciudadanos por las supuestas ofertas de enero. Resulta que un reconocido almacén de cadena que funciona en el Centro de Popayán anuncia unas jugosas ofertas que van desde el 40 hasta el 70 por ciento especialmente en ropa.

Rebajas

Es decir que lo que costaba 100 mil pesos queda en 30 mil si se le aplica el 70 por ciento. Muchos clientes se arremolinan alrededor de los exhibidores con mucha emoción y compran lo que más pueden. El problema es que cuando ya están en caja, las cuentas no les salen. En lugar de 70 por ciento, les aplican un 50, y lo que era de 50 lo dejan en 30 por ciento. Lo llamativo es que la mayoría de los clientes pagan lo que les piden, porque no se detienen a hacer las cuentas, se van convencidos del precio y satisfechos de haber conseguido una buena rebaja. En cambio hay otros que descubren el engaño, ponen la voz en el cielo, devuelven las prendas y tratan mal a los cajeros, (los que menos tienen la culpa de la trampa) y se van ofuscados. Y tienen razón. No hay derecho, estas estrategias comerciales no son éticas ni legales.  La Superintendencia de Industria y Comercio vela por el cumplimiento del Estatuto del Consumidor, la cual sanciona una serie de conductas que atentan contra los derechos de los consumidores que adquieren un producto o servicio. Una de esas conductas es la publicidad engañosa, que se presenta cuando “la información contenida en la propaganda comercial, marca o leyenda, incluida la presentación del producto, induce a error o pueda inducir a error a los consumidores o personas a las que se dirige y que puede afectar su comportamiento económico” 

Se puede reclamar

Entre las varias recomendaciones que hace la superintendencia a los consumidores hay una que puede ser muy  útil en el caso que estamos relatando: “En el evento en que aparezcan dos o más precios, sólo estará obligado al pago del precio más bajo. Si al momento de pagar un producto, el precio en registradora es superior al precio indicado en el empaque o fijado en lista, tendrá derecho a que se le cobre el precio anunciado”. En teoría la gente puede reclamar y exigir que se le aplique el descuento anunciado en la caja. Al menos eso dice la norma.
 

Publicado
Categoría

Contenido promocionado

xilon