Ojo a los chamanes

Don Chirimias

Queridos amigos hay que tener mucho cuidado con supuestos médicos naturistas, chamanes, curanderos y demás, que ofrecen remedios para nuestros males. Es mejor desconfiar pues un simple deseo de curarse rápido de parte del paciente, y de ganarse unos pesos por parte del ‘charlatán’ de turno puede acabar en una fatalidad. 

Un remedio

Eso fue lo que le sucedió en pocas palabras a Eduard Vicente Criollo, un crédulo joven que se pegó el viaje desde su casa en Pitalito, Huila, hasta Popayán para tomarse un remedio para el azúcar en la sangre. En el trayecto de vuelta se empezó a sentir mal. El creyó que se trataba de la reacción normal de la toma pero de un momento a otro se desmayó y ya no se volvió a levantar más. 

Sin esfuerzo

Hay muchos tratamientos demostrados desde la medicina, pero también con cambios en los hábitos alimenticios, las dietas, el ejercicio, en fin, que pueden ayudar a mejorar estas dolencias. Pero a veces no queremos pasar por estas ´molestias´ y preferimos un remedio mágico, instantáneo que acabe con nuestros males en un dos por tres. La mayoría de veces esstos son inocuos; no ayudan a nada pero tampoco hacen daño, pero a veces como en el caso que traemos hoy, resultan mortales.

Efecto placebo

Lo otro, es que a veces la gente se toma estos preparados y sigue una serie de instrucciones del ‘médico’ con toda la fe del mundo y se alivia. Definitivamente o al menos por un tiempo. Se trata del efecto placebo. Esta es una sustancia que carece de acción curativa pero produce un efecto terapéutico si el enfermo la toma convencido de que es un medicamento realmente eficaz; tiene el mismo aspecto, gusto y forma que un medicamento verdadero pero está hecho de productos inertes y sin ningún principio activo. 

Le tienen envidia

Lo que ocurre es que la gente enferma está tan desesperada por recuperar su salud,que  paga por lo que le ofrezcan con tal de curarse. Y es ahí donde entran los oportunistas que solo buscan lucrarse con el dolor ajeno. Mucho ojo con aquellos que dicen conocer el origen de sus dolencias y se los atribuyen a alguien que “le tiene envidia y le ha hecho un trabajo”. Si usted se deja engatusar por este tipo de charlatanes acabará mal. Seguirá enfermo y encima sin un peso.

Publicado
Categoría

Espacio Publicitario

D : H : M : S

Contenido promocionado

EXT