Resistencia a los cambios

Don Chirimias

Los seres humanos tenemos resistencia a los cambios. Las sociedades, como organismos vivos también tienen temor a cambiar. Aunque estemos en una situación difícil, dañina o perturbadora, siempre es más fácil quedarnos con lo que conocemos antes que saltar a lo desconocido. “Mejor malo conocido que bueno por conocer”, dice el adagio popular retratando perfectamente esta situación. Sin embargo, los cambios son importantes y absolutamente necesarios para obtener nuevos resultados en las diversas áreas de nuestras vidas, como el crecimiento personal o en la esfera profesional.

El miedo

Parte de la resistencia que se ejerce al cambio viene del miedo a perder lo que ya se ha construido, miedo a la inestabilidad y a lo nuevo que vendrá. Es importante tener siempre presente que estos cambios nos traerán beneficios a nosotros y a nuestro entorno. Tenemos tanto miedo al cambio, que muchos nos aferramos a mecanismos de defensa como el autoengaño, la resignación, la arrogancia o la pereza para no cuestionar las creencias con las que hemos creado nuestra identidad.
Cada cierto tiempo, surge en nosotros la necesidad de hacer cambios para lograr nuevos resultados, ya en nuestra esfera personal y/o profesional. A veces, algunos de estos cambios son forzosos, mediados por situaciones externas, y en otras ocasiones son planificados íntegramente por nosotros. Sea cual sea la circunstancia que rodee nuestros nuevos acontecimientos, lo importante y rescatable es darnos cuenta de que la vida siempre nos está impulsando hacia nuevos y diversos desafíos.

Es necesario el cambio

Así mismo, en la sociedad colombiana, quienes nos gobiernan deberían entender que es necesario modificar la actual realidad y comprender que la vía del cambio es la única posible y necesaria, además de que es oportuna, para evitar los conflictos sociales y mejorar las condiciones de vida.
Es inconcebible que la sociedad colombiana acepte resignadamente la corrupción, la impunidad, los robos, los crímenes y la nueva pobreza, reflejada en un espejo roto, donde sobresale el despilfarro alegre de los bienes públicos.

Publicado
Categoría

Contenido promocionado

xilon