Potencial turístico del Cauca

Muy interesante resultan las iniciativas que impulsa la Administración Municipal de Morales, en el centro del Cauca para promover el turismo rural con todos los recursos con que cuenta este municipio, en donde el visitante puede disfrutar de la gastronomía local, balnearios, recorridos ecológicos, culturales, sin olvidar la belleza del entorno de la represa La Salvajina. Quienes han viajado entre Morales y Suárez saben del esplendor del paisaje del río Cauca en el fondo del cañón montañoso. Hay un potencial turístico infinito en esas tierras que la naturaleza ha dotado de especial belleza. Esa es la mejor manera de empezar a desestigmatizar a Morales y a otras tantas localidades de nuestro departamento que solo aparecen en el mapa por los hechos violentos. Y ahora hablamos de Morales, pero el Cauca  en su totalidad es una región cuyo patrimonio natural no tiene límites. Y está casi todo por descubrir. En un estado ideal de las cosas no sería nada descabellado afirmar que el Cauca podría vivir perfectamente del turismo. Es el momento de empezar a construir proyectos turísticos locales y regionales, específicos, con propuestas bien definidas que empiecen a generar interés en principio de los mismos caucanos que a veces desconocemos nuestra propia tierra. Es bueno ofrecer planes de fines de semana con alojamientos y servicios adicionales en buenas condiciones, a precios asequibles, competitivos. Así se empiezan a genera dinámicas turísticas pues si nos confiamos en los grandes planes institucionales desde el Gobierno, es poco lo que vamos a lograr.  Y no hablamos por hablar. Recordemos que desde el mandato de Oscar Campo, se anunciaba desde la Secretaría de Desarrollo Económico y Competitividad del departamento que se estaba trabajando para dinamizar el sector  turístico caucano y su proyección en los planos nacional e internacional. Era una estrategia interesante, al menos en el papel. El propósito era mostrar las potencialidades de los territorios con la participación de gremios y empresarios prestadores de servicios turísticos alrededor de los destinos del Cauca. Las acciones se iban a centrar en los municipios de Corinto, Suárez, Morales, Silvia, Cajibío, Puracé y Sotará. Se hablaba de una moderna infraestructura para brindar las condiciones necesarias, para impartir la información que requirieran los turistas. La iniciativa no quedó en nada. Cuando asumió el cargo el nuevo gobernador Elías Larrahondo dijimos que tenía el gran reto de recuperar esos proyectos turísticos y ponerlos en marcha.  Ya sabemos de nuestras riquezas, de nuestros atractivos y también sabemos de la precariedad de nuestra estructura turística, de la escasez de información. Ojalá algún día nos quitemos para siempre el lastre del conflicto y podamos convertir nuestro hermoso departamento en un destino turístico de altura y generar emprendimientos por todo el territorio caucano.