Presidencia ordenó priorizar la reubicación de familias en Rosas

Las veredas El Chontaduro y La Soledad fueron literalmente consumidas por el deslizamiento en Rosas. No quedó nada de ellas y por lo tanto, habrá que reubicar a todos sus pobladores, como ordenó Petro. FOTO / W radio

Rebicar a las más de 900 personas que salieron directamente afectadas por el megadeslizamiento de tierra en Rosas, fue una de las principales órdenes que emitió en el Cauca el presidente de la República, Gustavo Petro, quien hizo presencia en el lugar de los hechos para conocer la magnitud del suceso.

Un hacienda

En tal sentido, el presidente de los colombianos ordenó que en menos de un mes debe estar gestionada la compra de una hacienda en donde se reubiquen los damnificados. Buscando que se reorganicen en el menor tiempo posible y retomen cuanto antes su vida productiva. La mayoría de ellos poseían cultivos que se perdieron con el descuaje del terreno.

El mandatario y su equipo de trabajo, lanzaron como tentativa que en jurisdicción de El Patía, por el sector de Quilcacé, podría ser una buena alternativa para reasentar a estas familias que solo tuvieron tiempo para salir de la zona afectada. Cinco veredas de Rosas en donde materialmente hubo pérdida total y solo un milagro evitó que se hubieran presentado víctimas fatales.

Dos de las 5 veredas que desaparecieron con el megaalud de tierra fueron El Chontaduro y La Soledad, precisamente de donde más sale surtido alimentario para el casco urbano de Rosas, en especial plátano, como lo comentó una de las afectadas por el deslizamiento. Habitante que junto a muchos otros en la zona, siguen moviéndose para rescatar algunas pertenencias de valor del interior de las maltrechas viviendas.

Se espera que la orden presidencial sea materializada en el menor tiempo posible para formalizar el nuevo hogar de los roseños afectados, cuyo retorno a la zona es prácticamente imposible ya que al parecer, la tierra sigue presentando movimientos. Dicha área posiblemente se declare como especial por parte del gobierno para evitar que sea rehabilitada en un futuro cercano.