Cómo saber si un niño padece síndrome de West: Ojo a estas 3 señales [VIDEO]

Cómo saber si un niño padece síndrome de West: Ojo a estas 3 señales [VIDEO]

En Colombia, de cada 4.000 a 6.000 niños nacidos vivos, uno es diagnosticado con este síndrome.
Créditos foto/video
Twitter

Cada 10 de abril se celebra el Día Mundial del Síndrome de West, una patología caracterizada por una encefalopatía epiléptica que afecta a niños menores de un año de edad. Esta patología suele iniciarse en el primer año de vida y es generada usualmente por causas prenatales o genéticas.

La celebración de esta efemérides está dedicada a visibilizar esta enfermedad, así como apoyar a los niños que padecen el Síndrome de West y a sus familiares. Asimismo, se pretende divulgar información y sensibilizar a la población mundial acerca de este tema.

“En Colombia, de cada 4.000 a 6.000 niños nacidos vivos, uno es diagnosticado con este síndrome”, afirmó Betsy Ulloa, Gerente Médica Sanofi.

Agregó que durante la visita médica hay tres aspectos claves que pueden alertar la enfermedad: la presencia de espasmos, el retraso en el desarrollo psicomotriz del pequeño y los resultados del electroencefalograma, un examen que muestra la actividad eléctrica del cerebro.

Qué es el Síndrome de West:
La denominación de esta enfermedad se debe al nombre del médico británico William James West (1793-1848), el cual diagnosticó esta enfermedad a su hijo en el año 1841.

El Síndrome de West o Síndrome de Espasmos Infantiles es una enfermedad neurológica poco frecuente, caracterizada por una encefalopatía (alteración cerebral) epiléptica que genera convulsiones.

Ocurre durante el primer año de vida (entre los 2 y 12 meses de edad) y tiene una incidencia estimada de 1 por cada 2.000 bebés.

Tres señales de alerta:

1. Espasmos epilépticos: Son contracciones bruscas, generalmente simétricas a nivel de cuello, tronco y extremidades. Y suelen acompañarse de perdida de la conciencia. Los espasmos o convulsiones pueden ser de: flexión, extensión o mixtos.

Cuando se inician los espasmos se produce una flexión repentina hacia adelante con rigidez del cuello, tronco y extremidades y puede haber desviación de la mirada. Por lo general las convulsiones ocurren al despertar y posterior a las comidas (raramente antes de dormir o durante el sueño) y pueden ocurrir en series o ser separadas por intervalos de 5 a 30 segundos y durar más de 10 minutos.

2. Retraso psicomotor:
Hay casos donde el retraso psicomotor se puede producir incluso antes de los espasmos epilépticos. Se pierden las habilidades motoras adquiridas y hay alteraciones neurológicas (no se voltean, no se sientan, los reflejos están alterados).

El humor del bebé se modifica: pierden la sonrisa, se tornan irritables, lloran sin motivo, no siguen objetos con la mirada y presentan alteraciones sensoriales.También se presentan cambios en los patrones del sueño, donde el paciente no duerme las horas adecuadas, su sueño es inquieto y con despertares bruscos.

3. Alteraciones del electroencefalograma:
Conocidas como hipsaarritmias, traducidas en un enlentecimiento y desorganización de la actividad eléctrica cerebral.

El objetivo del tratamiento es reducir o eliminar la convulsiones y darle una mejor calidad de vida a estos pequeños. Si se detecta a temprana edad, con la terapia de corticoides, vigabatrina y fármacos anticonvulsivantes, un 10% de los pacientes puede recuperar una vida normal.

Cuando la causa es por lesiones cerebrales localizadas, con retirar la lesión se pueden eliminar las convulsiones y dar calidad de vida al paciente.

Tweet

Cada 10 de abril se celebra el Día Mundial del Síndrome de West, una patología caracterizada por una encefalopatía epiléptica que afecta a niños menores de un año de edad. pic.twitter.com/PfVOu0coor

— Cosas De Sanidad (@CosasDeSanidad) April 10, 2022
Publicado

Contenido promocionado

xilon