Un gobernador que nunca cumple

Candidatos a gobernador, a alcalde, a congresista, siempre, de manera recurrente, se suben al tren de las promesas como estrategia central para cautivar a la gente y ganarse su voto. Eso es una verdad obvia, que la gente conoce y que sigue siendo útil en nuestra cultura politiquera. Sin embargo los tiempos han cambiado, la gente es menos cándida, está mejor informada y ya no le meten tan fácil los dedos a la boca. Los gamonales deben esforzarse más, meterse a sitios recónditos, (que no volverán a pisar si es que coronan el puesto), donde las necesidades están a flor de piel, donde la miseria asecha en cada esquina, en cada curva de esas carreteras deplorables, donde las escuelas se caen a pedazos. Aquellos parajes remotos donde la ilegalidad, la violencia, el narcotráfico parecieran erigirse como los únicos caminos viables para una juventud sin oportunidades. Allí, en esos escenarios, aun funciona la mentira. Aún cuaja. Las quejas llegan, desde lejos, viajan por las montañas, y apenas se escuchan: No nos han cumplido.
Vienen desde el municipio de San Sebastián por ejemplo: “El gobernador del Cauca, Elías Larrahondo, ha incumplido todas las promesas que ha hecho a San Sebastián”, dijo el mandatario de esta localidad de la Bota Caucana, Yobany Anacona Anacona.
Elías Larrahondo, entonces candidato, hoy gobernador del Cauca, se comprometió a impulsar y construir el acueducto para el Valle de las Papas. Dio su palabra para pavimentar los 8 kilómetros para una vereda llamada El Porvenir. También una calle del corregimiento El Rosal y la construcción de un hospital. En fin. Y porque no se le ocurrieron más cosas en el momento, si no, la lista de desaires sería más larga: puentes, créditos, colegios, conectividad, placas huellas….
“El pavimento para El Rosal fue un compromiso hecho de manera pública en campaña. También en mesa de trabajo en San Sebastián con la Gobernación. Por favor señores diputados, necesitamos que se le recuerde al gobernador de los cuatro compromisos, que al menos nos responda por dos de ellos”, dijo el alcalde. Un conmovedor llamado. Lo mejor es olvidarse de esas promesas. Por mucho que clame a la Duma por una intermediación. No habrá acueducto, ni pavimento, ni hospital, ni nada.
El mandatario subrayó la carencia absoluta de recursos en su municipio, de casi 20 mil habitantes, ahora mucho más debido a que el gobierno central les recortó $1.500 millones de pesos que les correspondían dentro del sistema general de participaciones.

Por Jair A. Dorado