¿Y del Anarkos qué?

Don Chirimias

Don Chirimias

Se sigue alargando la demolición del Anarkos. Y ahí está la mole de cemento abandonada, convertida en un gran depósito de basura a cielo abierto, centro de consumo de estupefaciente y hotel de habitantes en condición de calle. En pleno Centro de Popayán. A nadie parece preocuparle. Como a nadie parece importarle las basuras invadiendo la calle Quinta en La Esmeralda, las bandadas de gallinazos que se pelean por las suculentas sobras. Ni la existencia del Planchón, a pocas calles del Centro Histórico donde decenas de vidas humanas se consumen en el vicio y la marginalidad. 

Raponeros

Hay que andar atentos con las motocicletas con parrillero, especialmente si caminas por alguna calle solitaria de barrio residencial. Es mejor no usar el celular en esas circunstancias, es como echarles el anzuelo. Hay barrios tradicionalmente azotados por los ‘raponeros’, digamos Santa Inés, La Pamba, Caldas, Valencia, las Américas y un infinito etcétera. Por estos días en Santa Inés, cerca de la puerta del parque Santa Catalina, se ve una pareja de patrulleros. Y eso es positivo, digamos que disuade a los malandrines que usaban esa calle de doble carril para salir a dar el golpe. 

Indígenas vs afros

Los encontrones en el norte del Cauca entre indígenas y afros no cesan, las dos comunidades se sienten con derechos sobre las tierras del norte del Cauca, y el Gobierno finalmente va a tener que intervenir porque las cosas se están calentando mucho y en cualquier momento pueden suceder hechos fatales.

Moto chamuscada

Siguen los hechos de inseguridad en las calles payanesas, ayer mismo dos ladrones fueron atrapados en plena carrera 11, la comunidad enardecida como siempre la emprendió a golpes contra los antisociales. Los unos se fueron a la URI, seguro ya los habrán soltado a estas alturas y estarán buscando con quien desquitarse; los otros, los ajusticiadores se sentirán bien, satisfechos consigo mismos. La moto chamuscada claro, así que aunque el delincuente quisiera recomponer su camino trabajando como un honrado y juicioso mototaxista, ya no va a poder. Ni modos.