¿El gobierno tendrá que Repartir “mermelada”?

Al cumplirse cien días del Gobierno del presidente Gustavo Petro, surge un interrogante: ¿en realidad ha funcionado la llamada “aplanadora” del Congreso de la República, a favor del mandatario nacional?
Era lógico vaticinar que, con 63 senadores y 106 representantes a la Cámara a favor del nuevo presidente, el Gobierno Nacional iba a encontrar expedito el camino en el objetivo de aprobar los proyectos banderas y reformas que se propone en sus 4 años de Gobierno, sin embargo, estamos viendo como la situación no ha sido tan fácil como se esperaba, puesto que no han faltado las dificultades, desacuerdos. Ese respaldo total no se ha reflejado en la aprobación de temas prioritarios como son el objetivo de la Paz Total y la Reforma Tributaría. Se trata de una situación que nos hace pensar en que, sí esa indisciplina que muestran los nuevos amigos, sea la causa para que el Gobierno Nacional se vea obligado a recurrir a la manida práctica de la entrega de prebendas, o lo que de manera popular se conoce como mermelada, para recuperar a sus aliados. En ese sentido, es importante conocer puntos de vista como el congresista del Centro Democrático Cristian Garcés, partido declarado en oposición, quien señala que lógicamente la mayoría que tiene el Gobierno en el Congreso les ha permitido la aprobación de varias reformas, pero en la otra cara de la moneda, se está viendo como no se pudieron aprobar otros proyectos considerados como vitales, en los que están incluidos reformas para las que hubo rechazo en torno a la manera como las pasó el Gobierno para su aprobación. En síntesis, tenemos que el panorama color de rosa que esperaba el Gobierno Nacional en el Congreso de la República, no ha sido tal, por lo que nos preocupa, que esto puede dar lugar a las practicas politiqueras que el nuevo Gobierno prometió combatir a capa y espada. Esto es evidente en las “peluqueadas” que ha tenido la Reforma Tributaria y en otros proyectos, en los que se ha visto con claridad, diferencias no solo entre los aliados, sino en la misma bancada de Gobierno, lo cual es preocupante, pensando en lo que viene a futuro con la votación de importantes reformas.os parece terrible que ante las difíciles circunstancias que en un momento dado se le pudieran presentar al Gobierno Nacional para la aprobación de sus principales iniciativas, tenga que apelar a las practicas clientelistas, para evitar que se hundan sus propuestas.