Presupuesto 2023 para el Cauca y el talante del gobernador Larrahondo

La plenaria de la Asamblea Departamental, aprobó en segundo debate el presupuesto del Cauca para el año 2023 por un valor de $1 billón 209 mil millones. Podemos destacar dentro de las cifras desagregadas, un aumento en los recursos destinados a grupos vulnerables que pasó de los $9 mil millones a $32 mil millones. Es decir un incremento en el gasto social. También se aumentaron los recursos para la salud, medio ambiente, agua potable y vivienda. En el caso de salud, el porcentaje de incremento en el presupuesto fue de 38%. Agua potable el 27%, ambiente 26% y vivienda con el 22%. Quiere decir en otras palabras que saldrán beneficiadas con estos incrementos, las comunidades afro, indígenas y campesinas. También hay incrementos en seguridad y en atención de riesgos y desastres con subidas hasta del 170%. La otra cara de la moneda dentro de la estructura del presupuesto 2023 para el Cauca, tenemos aquellos sectores que vieron mermados sus rubros, como en el caso de Arte Cultura, Recreación y Deporte que sufrirá una bajada en un 10%. Por otro lado, aparte de este análisis de componentes, la forma en que se realizó el procedimiento dejó un mal sabor, pues ante el requerimiento de los diputados para aclarar algunos aspectos del plan presupuestal, el gobernador Elías Larrahondo no estuvo dispuesto al diálogo. Algunos asambleístas consideran que hay metas insignificantes, de muy poco alcance, repeticiones. Además existen partidas globalizadas, es decir demasiado generales, sin aplicaciones concretas que indiquen de qué manera pueden llegar a beneficiar a los municipios. En un tema tan crucial como la aprobación de un presupuesto de ingresos y gastos para el departamento del Cauca, no cabe en la cabeza que el mandatario esté tan poco dispuesto al diálogo, a responder dudas o a realizar las aclaraciones cuando sean necesarias. El talante de gobernador deja muchas sombras, a veces pareciera, y nos ha parecido a lo largo de su administración que solo le interesa quedar bien antes sus jefes políticos, que como tantas figuras políticas, si es que no son todas, tienen una cara en las campañas electorales, siempre dispuestos al diálogo, al acercamiento, a la concertación, pero una vez conseguidos los objetivos, se entregan de cuerpo y alma a corresponder a quien los ha catapultado y no al pueblo que los ha elegido. Esperamos sin embargo que los recursos determinados en este plan de desarrollo departamental, lleguen a las comunidades y sirvan para mejorar la condición de vida de los caucanos.