Lanzan un S.O.S por el Morro de Tulcán en Popayán

El presidente del Concejo municipal de Popayán lideró este mensaje de auxilio sobre el icónico lugar que domina a la Ciudad Blanca. Pidió acciones para frenar los procesos erosivos que eventualmente podrían desestabilizar los taludes laterales del cerro. FOTO / Internet

Una alerta y llamado de auxilio al gobierno central hizo el Concejo payanés respecto al Morro de Tulcán en donde permanece sepultada una pirámide ceremonial indígena, debido a que podría darse un colapso en una de sus paredes.

Capital arqueológica

El mensaje de auxilio fue liderado por el presidente de la corporación, Dilfredo Ríos Herrera, quien estuvo en el lugar hace un par de meses. Visita que le sirvió para corroborar el estado de deterioro de la superficie, con altos grados de erosión y cuyo camino de piedra en zigzag presenta desgaste avanzado.

El líder político considera que el fenómeno erosivo se ha agudizado por el constante ir y venir de personas que suben hasta la parte alta del lugar para contemplar la urbe blanca, sumado a la densidad de las visitas, han hecho que la pared occidental presente elevado riesgo de desplome. Hecho que motivó a Ríos a solicitar medidas de control sobre dicho movimiento.

“Por los ascensos continuos de ciudadanos se ven camellones y trochas que han hecho perder la capa vegetal. Hay erosión en la parte occidental por aglomeración de la gente. Se ven daños severos por efecto atmosférico, el viento, los animales, la gravedad”, expuso Ríos Herrera, quien mostró su preocupación, además, por los altos volúmenes de lluvia que ahora caen sobre Popayán.

“Vemos que con el fenómeno de la Niña se pueden debilitar las paredes del complejo funerario y que con ello se puedan presentar pérdidas de vidas humanas. El ascenso hacia la parte superior del Morro de Tulcán se está haciendo de una forma desordenada e irresponsable. Esos deterioros no se pueden seguir permitiendo, dijo Dilfredo Ríos Herrera.