¿Qué pasa si su perro tiene la nariz seca?

Aunque el hocico de los perros suele estar húmedo, en algunos casos puede presentarse sequedad.

Sin embargo, esta característica no necesariamente implica que la salud del animal esté comprometida. Según reseña el portal Mundo Deportivo, el hocico del perro atraviesa por varias etapas durante el día y varía en función del clima y la actividad que realice. Por ejemplo, si hace viento o el can estuvo expuesto al sol, es completamente natural que tenga la nariz seca en alguno momentos. Otras causas por las que la nariz de un perro está seca son: haber dormido, la edad (los mayores son más propensos) o si es una raza braquicefálica (Pug, Bulldog o el Boston Terrier), ya que les cuesta más lamerse la nariz.

¿Cuándo consultar al veterinario?
El hecho de que la nariz del perro esté seca no representa ningún riesgo para la salud del animal. No obstante, hay saber identificar en qué momento su condición deja de ser normal. El blog de mascotas Super Pet recoge que hay otros síntomas que podrían acompañar la nariz reseca y que sí requieren atención profesional. Por ejemplo, en caso de que el animal también presente piel enrojecida o escamosa, costras o llagas, encías secas, ojos hundidos y debilidad, es recomendable acudir inmediatamente a un veterinario.

Por su parte, Mundo Deportico menciona que existen enfermedades graves que pueden acelerar la deshidratación del perro, provocando que su nariz esté seca y agrietas. El parvovirus canino o el moquillo son algunas de estas afecciones y requieren atención inmediata. En caso de que el perro esté infectado, también presentará síntomas como diarrea, vómito y secreción nasal verde o amarillenta, además de debilidad y malestar general.