Saturación hospitalaria y violencia en el Cauca

Resulta que los servicios de urgencias de las principales centros hospitalarios de la ciudad de Popayán están saturados, una situación que en principio parecía un rumor, pero ya la propia secretaria de Salud municipal se refirió al tema. La causa tiene que ver con, contusiones, golpes, heridas causadas en hechos violentos, en su mayoría. Una situación penosa y reveladora del clima de intolerancia que se vive en la ciudad de Popayán y en otros municipios del Cauca. No es arriesgado asegurar que la mayoría de los casos que hoy generan este colapso de las urgencias hospitalarias tienen que ver con situaciones de intolerancia. Las estadísticas son contundentes, Más de la mitad de las muertes violentas ocurridas en todo el país, el año pasado fueron por intolerancia. Venganzas, riñas, consumo de bebidas embriagantes, son elementos recurrentes a la hora de situar las causas. Miles de personas mueren cada año en Colombia por involucrarse en discusiones menores. Cuántos casos hemos registrado en nuestra labor periodística, de personas que acaban en el hospital o en el cementerio, en algo que empezó con un reclamo, con un insulto, con una discusión que al agotarse los argumentos, pasó a la agresión, al arma blanca o de fuego y que termina en una desgracia para una o varias familias. Porque al fin y al cabo el muerto, muerto está, pero queda siempre una familia, a veces unos niños pequeños que deberán cargar durante muchos años con el lastre emocional, social y económico de una muerte violenta. La vida está llena de problemas, de dificultades, de limitantes, de competencia. Estas situaciones que la mayoría de veces están fuera de nuestro control, generan estrés e ira. Hay miles de personas que por variadas causas, carecen de la capacidad de controlar estos impulsos primarios y acaban metiéndose en problemas o generando auténticas tragedias. Hay un problema de salud mental en esa falta de límites. Los especialistas lo definen como autodominio, algo que está fallando en el ser humano, generado por altos los niveles de cortisol a nivel cerebral, “están tan altos los niveles de saturación de la incertidumbre en el ser humano como ser biológico, adaptativo, que responde con violencia o agresión, porque es una forma defensiva del ser humano, pero eso no quita ni justifica la falta de autodominio”